2015/12/31

CUENTOS QUE SUPERAN AL ORIGINAL

A veces aparecen comentarios anónimos (pero nominables) en este blog que mejoran al original. 

Yo no sé muchas cosas, es verdad.
Digo tan sólo lo que he visto.
Y he visto:
que la cuna del hombre la mecen con cuentos,
que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos,
que el llanto del hombre lo taponan con cuentos,
que los huesos del hombre los entierran con cuentos,
y que el miedo del hombre...
ha inventado todos los cuentos.
Yo no sé muchas cosas, es verdad,
pero me han dormido con todos los cuentos...
y sé todos los cuentos

2015/12/22

BELÉN O ÁRBOL. Cuento de Navidad

Como cada cuatro años, aquel pueblo había pasado por las urnas para decidir la mejor manera de celebrar las fiestas navideñas, al menos la más familiar de todas, la Nochebuena. Durante generaciones, salvada alguna discrepancia menor, el consenso había sido general.

En la plaza mayor se montaba un belén monumental, en alguna época incluso un pesebre viviente. En una inmediata plaza vecina se levantaba un gran abeto, primorosamente iluminado, del que colgaban brillantes cajas, detalles coloristas y fantasías originales. En otras plazas de la ciudad se armaban árboles y belenes más modestos, pero todos los escaparates lucían bombillas de colores y papeles de plata con corazones, estrellas o motivos abstractos.

En las elecciones recién celebradas no quedaba claro cómo había de ser el decorado y la animación de la plaza mayor, es más, ese punto había merecido contrapuestas ideas en los respectivos programas electorales.

Algunos grupos propugnaban eliminar los árboles navideños de la plaza vecina a la plaza grande y dejar como muestra única el tradicional nacimiento, ampliando incluso sus dimensiones. Se apoyaban en el argumento de la tradición y defendían una vuelta a las esencias originales.

Otro grupo afín admitía como mal menor la colocación de árboles pero solamente en las plazas donde se pudiera acreditar su uso tradicional, sin hacer extensiva la costumbre a los nuevos barrios de la creciente ciudad. Ponían también como condición para alcanzar acuerdos la prohibición de los ridículos papanoeles que trepaban por las ventanas. De haber escaladores, que fuera un rey mago.

Un tercer grupo emergente de ciudadanos era partidario de la coexistencia pacífica de nacimientos y árboles, pero dejando bien sentado que al nacimiento no podría mostrar la indecorosa figura del caganer y menos si enfundaba la típica senyera de su región. Si se transigía cada región querría colocar su ángel diferencial, su buey o un San José de su tierra y aquello sería un guiriguay inmanejable.

El cuarto grupo, por el contrario, daba por supuestos el nacimiento y el árbol pero exigía que los villancicos se oyeran también en su lengua cooficial.

El quinto grupo defendía que el nacimiento y el árbol debían intercambiar su respectiva ubicación geográfica de acuerdo con los últimos datos sociológicos de la práctica religiosa.

Por último, un sexto grupo propugnaba que lo que había que celebrar era el solsticio de invierno, pero no cuadraban las fechas con las vacaciones escolares y no tenían del todo definido su proyecto.

Llegó el día de votar, se contaron y recontaron las papeletas y el resultado no arrojó una mayoría clara a favor de ninguna candidatura. Las posturas quedaron más equilibradas e irreconciliables que nunca. No se contemplaba una segunda vuelta. No había más remedio que pactar. El tiempo iba pasando, se acercaba la Nochebuena y nadie movía ficha. Otros años por estas fechas las plazas ya lucían la tradicional decoración navideña.

Después de unos días de preocupante calma en la plaza mayor, la mañana de la Nochebuena vivió un continuo trasiego de gentes y furgones que iban apilando  ángeles, camellos, reyes, estrellas, pastores, ovejas, puentes, pozos, y las figuras de los más variados y dispares tamaños, además de discretos montoncitos de musgo, serrín, láminas de papel plateado, casitas de corcho, cables, bombillas, enchufes,... Gracias al ejército de carpinteros voluntarios, armados con martillos, serruchos, cuerdas, el belén fue cobrando forma en la plaza mayor, en el lugar de siempre.

En la plaza contigua quedó instalado también el espectacular árbol de navidad, con sus raíces naturales porque había que ser respetuoso con la foresta. Trabajo costó a un regimiento de sacrificados jardineros dejar asentado aquel ejemplar frondoso y mastodóntico.

Creían haber afirmado sólidamente las raíces en el subsuelo pero a media tarde, se observó con preocupación que algunas losetas comenzaban a resquebrajarse. Las ranuras se fueron haciendo mayores, al cabo alcanzaron el tamaño de un dedo, pronto cabía un pie, la situación comenzaba a ser peligrosa. En un santiamén cinco o seis delicados tentáculos convirtieron el árbol en algo parecido a un pulpo móvil, que fue avanzando armoniosamente hacia la plaza mayor para pasmo de cuantos viandantes curioseaban por los alrededores sin que cayera ni uno solo de los adornos que lucía.

Se temía que en su avance el abeto invadiera como un paquidermo las delicadas figuras del nacimiento, que a esas horas había quedado totalmente perfilado. Pero no, se detuvo a una distancia de respeto, retrajo las raíces, que apuntaron hacia abajo y, actuando como un silencioso berbiquí, el ejemplar quedó anclado con firmeza muy cerca del centro geométrico de la plaza grande.

Según la tradición, los belenistas cantarían villancicos de inspiración más o menos religiosa, aunque esto había decaído algo en los últimos tiempos. Por su parte, los del árbol entonarían, según su costumbre, villancicos laicos que animaban al jolgorio y a la zambomba, a los polvorones y a las burbujas.

Sorprendieron los belenistas al iniciar la entonación del primer villancico, que los arbolistas escucharon con recelo. A punto de iniciar el segundo, el portavoz de estos se adelantó hasta el cabecilla de los belenistas. Platicaron un buen rato, llamaron a consulta al portavoz de los posibilistas, al del solsticio y al del caganer diferencial. Pactaron que cada grupo podría cantar sus propias canciones durante un tiempo proporcional a los votos emitidos y que los demás escucharían en silencio, acordaron también que a las ventanas de la ciudad podrían encaramarse reyes magos en los números pares de las calles y papanoeles en los impares, y se podría cantar y bailar hasta la medianoche.

A esa hora finalizaría la fiesta entonando todos juntos el Asturias Patria Querida.



Así se hizo, de acuerdo con lo pactado.

2015/12/20

INSPIRANDO HOMILÍAS

Esta mañana tomaste un café con un cura con el que coincidiste de estudiante en el seminario. Erais de cursos muy próximos y es fácil que nazcan sentimientos de simpatía entre los conceyones.

Comenzasteis hablando de los padres mayores, de su problemática, de cómo su menguado horizonte vital va minando su ánimo y el de quienes permanecen a su alrededor. Te dejó sorprendido cuando te dijo que una conversación que habíais mantenido hace muchos años le sirvió de guión para las homilías en más de una ocasión.

Parece que te encontraste con este cura al poco de morir tu padre. Dirías entonces que acababas de bajar del Monte Naranco y que allí arriba a los pies del Sagrado Corazón habían quedado las cenizas. Habrías añadido que a los pocos días se distinguían todavía restos grises de cenizas y que unos días después lo que se veía era suciedad y excrementos de animales.

Unas palabras que se dicen en un sentido y se pueden sacar consecuencias de otro bien distinto aunque no necesariamente contrario.

Para su alegría, le completaste la información al indicarle que no todas las cenizas quedaron allí, que años después parte de ellas reposan con los suyos.


Dijo también eso le serviría de materia, aunque seguramente no tendrás ocasión de oírselo. Pensándolo bien, quizá en algún funeral…

2015/12/17

AGACHARSE LA SIDRA

Dice el diccionario etimológico Corominas, al menos la edición abreviada que guardas en la estantería, que ‘escanciar’ procede del gótico skanjan ‘servir bebida’. Pocas bebidas se servirán con tanto estilo y ritual como la asturiana sidra.

No pensabas en la etimología cuando, después de degustar un riquísimo pincho de picadillo (no siempre está igual) en El Fontán, comentabas la noticia con el camarero que te la escanciaba. Él precisamente se mostraba temeroso ante la noticia, no fueran a pedir una habilitación o un mérito en el escanciado del que creía carecer: estas noticias tienen más de una lectura. Comenzó de guaje echando sidra pero, más tarde trabajó veinte años en la cafetería de un hospital, y después de fugaces contratos ajenos a la hostelería, lleva cuatro años nuevamente con la sidra en El Fontán, por cierto con bastante dignidad.

La sidra y los sidreros son muy maniáticos. Tú no crees estar entre ellos pero te ponen nerviosos los malos echadores y las malas echadoras: los que cortan el chorro por falta de pulso, los de pésima puntería, los que no miden los tiempos ni los turnos, los que ponen tantos vasos como bebensales pero luego los mezclan sin fijarse, etc. Hay bebedores que se lamentan por el líquido que pagan y no consumen, no es tu caso. Tú te pones nervioso sobre todo por el nulo tino. Como en las películas de sangre, prefieres no ver la escena del asesinato del culete. Cuando por el ruido calculas que el vaso está dispuesto, te das la vuelta, te sirves, bebes, y esperas que el próximo esté a cargo de otro camarero o escanciador, si hay en plantilla.

Como no te mueves en las cuitas laborales del gremio, desconocías que ese intento de cualificación asomara y desapareciera como un Guadiana desde hace años. Tú creías saber algo de la sidra pero otro del sector te convence de que eres un ignorante en la materia. “Cree la gente que toda la sidra es igual, pues no, la hay que se soporta a una temperatura inferior, pero otras por ejemplo a idéntica temperatura se agachan”.


Y aquí tuviste que callar porque, cuando pensabas conocer todas las variantes y consecuencias, echas en falta un master sidril. Te tendrán que explicar con ejemplos qué es agacharse la sidra en función de su propia temperatura.

ASEPSIA

No acabas de entender o no quieres entender o no quieres pensar mal, por qué a veces se ocultan datos en noticias de prensa del estilo de la que ilustra este sueltillo. ¿Les cae mal la inmobiliaria? ¿No se anuncia en el periódico?


Una redacción alternativa y aséptica podría haber sido esta: Escolares de una gran población asturiana y una inmobiliaria de la capital del Principado se encuentran estos día
s inmersos en una campaña de recogida de víveres a favor de una institución cuya matriz fue reconocida con una importante distinción por su labor en la distribución de alimentos a los más desfavorecidos. Además, en una residencia de la tercera edad de un concejo de histórica implantación hullera, se celebrará el próximo sábado un concierto benéfico a favor de la misma institución a cargo de una reconocida orquesta de nuestra Comunidad Autónoma. En la “Operación Kilo” abierta hasta el día 22 en una entidad dedicada a las transacciones inmobiliarias (¡ay, aquí se deslizó el nombre comercial!) se premiará a las personas que realicen donaciones de alimentos no perecederos con una participación en el sorteo de un lote navideño.

2015/12/16

UN PORTAZO EN 1967

Sabidos son los melindres que los fetichistas se gastan con los coches recién comprados. Por eso te gustó la anécdota que un conocido compartió en el bar. El habló del coche y tú te acordaste del teléfono, que poco tienen que ver entre sí. Viene a cuento lo del teléfono porque en tus inicios ferroviarios los teléfonos metían tanto ruido que había que gritar a modo para poder entenderse con el interlocutor. De recién casado tu mujer se sorprendía (y reprendía –cariño-) por las voces que dabas al teléfono de casa.
 
- Es que estoy acostumbrado a los teléfonos de las estaciones.

El del conocido era su primer coche. Corría el año 1967 y un día acarreó a su madre. ¿Qué puertas estaría acostumbrada a cerrar? El caso es que dio un contundente portazo, no fuera a quedar entreabierta.

El hijo la reconvino:

-         Cierra más suave.

Ella advirtió:

-         Si me lo dices otra vez, no vuelvo a subir a este coche.


La madre murió tres años después y el hijo nunca se olvidó del portazo y de una frase, que tampoco estaba de más, pero los recuerdos tienen vida propia.

DECENCIA PERSONAL, POLÍTICA Y ETIMOLÓGICA

De pronto disparó Pedro Sánchez, candidato socialista a la presidencia del gobierno:

-         El presidente del gobierno, Sr. Rajoy,  tiene que ser una persona decente, y usted no lo es.

El presidente se echó hacia atrás, respiró y habló:

-         Hasta ahí hemos llegado. Yo soy un político honrado, como mínimo tan honrado como usted.


Se pasó, eso pensaste en voz alta y conviniste con tu mujer en la salita, donde seguíais atentos al debate televisivo y televisado entre Pedro Sánchez y Mariano Rajoy.

En el rifirrafe posterior Sánchez habló no ya de una persona decente sino de un político decente. ¿La alusión/ataque a la decencia fue idea de los asesores o del propio Sánchez? Se sabrá, quizá no ahora, pero en cualquier caso, quien la pronuncia en un momento así la hace propia.

Rajoy se molestó, no era para menos, y lo tomó como un insulto. Sin embargo, una frase así, aislada, aunque se pronuncie a gritos, con inquina y apuntando con el dedo, por sí misma raramente servirá para condenar al autor como reo de insulto en un juzgado del orden penal.

¿Qué es ser decente? Si nos atenemos a la RAE, le ves difícil encaje como insulto.
(Del lat. decens, -entis).
1. adj. Honesto, justo, debido.
2. adj. Correspondiente, conforme al estado o calidad de la persona.
3. adj. Adornado, aunque sin lujo, con limpieza y aseo. Tiene una casa decente.
4. adj. Digno, que obra dignamente.
5. adj. Bien portado.
6. adj. De buena calidad o en cantidad suficiente.

Con el diccionario de María Moliner entramos en terreno más fangoso y bivalente porque decente es “aplicado a las personas y a sus acciones y sus cosas, honrado o digno: incapaz de acciones delictivas o inmorales”. Si Sánchez pensaba en los delitos o en la moral, él sabrá; si Rajoy lo tomó por la parte de los delitos, hizo bien en invitar a Sánchez a declarar en los juzgados, pero la apelación de Sánchez iba más al movedizo terreno de la moral y de las urnas.

Más de guante blanco es la decencia si recordamos los orígenes latinos. Decet: estar o sentar bien, ser apropiado, convenir. Claro que si a esto se refería Sánchez, podía haber menguado el volumen de los cuasigritos.  

Si tiramos de derivados de la misma raíz nos encontramos con adecentar, decoro, decorador, condecorar. Bonita fórmula de quitar algo de cólera a las palabras.

Si Pedro Sánchez no quiso espetar todo lo anterior a la persona sino al político, como parece por matices inmediatamente posteriores, el insulto se queda en agua de borrajas por arte del malabarismo florentino.


En definitiva, indecente: un insulto que parece más de lo que es. ¿Sería Pedro Sánchez o sus asesores tan maliciosos como tú?

2015/12/14

LOS NIÑOS DEL PUÑO

Murió entre merecidas muestras de cariño el histórico dirigente socialista asturiano Marcelo García Suárez. Los suyos decidieron que junto al féretro luciera una fotografía de gran tamaño en la que se ve puño en alto a Marcelo y a sus hermanos en el mes de julio de 1936.

Recuerdas otras imágenes no muy distintas de otros niños haciendo el saludo fascista brazo en alto. En su momento unos y otros levantaban con alegría los brazos, abriendo o cerrando la palma de la mano,  miméticamente o a instancias de mayores o mentores. Tan penosas te parecen unas como otras, solo que ahora quienes cerraron el puño pueden mostrar las fotos con orgullo porque resultaron estar menos equivocados que los otros. En cualquier caso un penoso aprovechamiento de la maleabilidad infantil.

Te da pie a pensar en los motivos por los que uno se inclina por una opción política y no por otra, y hasta qué punto lo imbuido o mamado en la infancia perdura ya para la vida entera. Los hoy vencedores podrán mostrarse orgullosos por no haber cambiado de idea a lo largo de su vida. Los hoy derrotados se justificarán alegando haber sido víctimas de artero engaño. En el álbum familiar se verán con una sonrisa los saludos fascistas (dirán, como la canción, “sólo era un niño” https://www.youtube.com/watch?v=KbktF4Nnld4)

y con satisfacción contenida el puño cerrado.

2015/12/11

SIN REFERENTES NAVIDEÑOS

Quedan arrinconadas las cabalgatas de los escenarios tradicionales para no herir otras o ninguna creencias, cuando no para evitar sufrimiento a los camellos, estresados por la algarabía infantil y tan lejos de su medio natural.

Los villancicos de zambomba fueron arrinconando a los originarios, más cursis, pero pronto quedarán postergados por unos nuevos cantares al solsticio de invierno.

La crisis aligeró la cuenta de las empresas al ahorrar la comida de Navidad.

Lees que el Ayuntamiento de Siero veta los calendarios que denigran a las mujeres.


Desaparecen de andamios, taquillas y duchas los tradicionales calendarios ¿Quién  promueve la limpieza? ¡El concejal de obras, el paleta! ¡Quién lo diría!


Quedamos sin referentes.

SIN PALMADAS EN LA ESPALDA

Tú estuviste calladito pero sí lo dijo el representante del Partido Popular, que nunca habían conocido a más miembro del colectivo Asturias al Tren que al que coordinaba el acto, apostillaba las intervenciones e ilustraba con alguna transparencia las palabras de los contertulios, en inaudita función moderadora, como también resaltó el representante del Partido Socialista. No saltó el pepero a la yugular a la primera, pero sí más tarde cuando acopió algún motivo de agravio más. Comenzó a mascar la venganza al repetir el colectivo unitario la manida coletilla del trazado franquista de las líneas ferroviarias en El Berrón.

Tenemos, pues, enfadados con el coordinador/presentador/moderador a los partidos mayoritarios, que desgranaron sus propuestas, no sólo sobre los trenes de Cercanías sino sobre las infraestructuras y el programa en general, amén de aprovechar para lanzarse dardos electorales. Hay que contar con ese juego. Como tienen pocas oportunidades...

Tampoco la izquierda estaba con la causa de apoyar el cierre de los pequeños apeaderos o de la supresión radical de servicios, vieja batalla del colectivo. Para Podemos e IU es fundamental lo que llaman la vertebración del territorio.

Desde el público una sensata intervención de quien había intentado un fallido transporte combinado a los polígonos industriales, insistió en la imposibilidad de competir contra tanto hormigón y brea como cubrió los campos astures en las últimas décadas.

Otros ruidosos pretendían una pequeña, dicen, modificación en los trenes quitando asientos para ganar hueco para las bicicletas. Renfe los trata muy mal, aseguraron, solo permite cinco por tren. Lástima de las buenas obras hechas.

Otro cuestionó la integración de Feve en Renfe, a la que el PSOE dijo oponerse, pero solamente por provenir del PP. E la nave va.

Por lo demás, la habitual carta incompatible a los Reyes Magos.


¿Qué resumen hará la prensa?

2015/12/10

¡ESTOY OBLIGADO A IR!

Ante muertes recientes de familiares muy cercanos es inevitable comparar dolores y circunstancias. En ese marco tu amigo recuerda el asesinato de su padre el día del Corpus en un pueblo de León a manos, a tiros mejor, de un desequilibrado que no apuntaba tan fatales maneras. Tres disparos en plena procesión que acabaron instantáneamente con la vida de tres vecinos del pueblo hace casi veinte años.

El tirador permanecía en la ventana con su escopeta cargada y los cadáveres en la calle desierta. Llega un contingente de la guardia civil y alguien tiene que acercarse a la ventana. Tu amigo intenta sujetar al guardia más joven.

-         No vayas, que te mata.
-         Estoy obligado a ir.

Y lo mató. Cuarta víctima. En el tiroteo subsiguiente se creyó haber abatido al tirador, pero no había certeza. En medio de la tensión una escalera se apoya en la pared y otro guardia inicia la subida de comprobación o asalto. Al asomarse, el asesino yacía muerto.


Rafael Díez Presa, veintiséis años, el nombre del joven guardia. Hoy, fríamente, alguien diría que fue una temeridad. 

2015/12/09

LAS DUDAS DEL LECTOR

El solarete entrelazado a la rifosa casa del Vedado, produce una escasez de pinta sobresaltada, abundoso el parche se hace montura y se ramea con una corbata Zulka, regalo del patrón en trance de carantoñas a la tía dulcera.  Paradiso, de José Lezama Lima.

Si en el suelto precedente hablabas de las miserias del escritor, ahora te adentras en las dudas del lector cuando afronta un texto de latosa comprensión. Caben varias consideraciones. Si toda la obra es tal como el párrafo superior, mejor dejarla y resignarse a la idea de que está escrita en otro idioma y por excelente que sea, uno no entiende todos los idiomas del mundo.

Otra posibilidad es armarse de diccionario y paciencia y ver qué son el tal solarete, la rifosa, la pinta sobresaltada, el parche, la montura y ramear.  Implica romper el ritmo de la lectura, pero merece la pena si sospechas que el párrafo es esencial para el correcto seguimiento del resto de la obra.


In illo témpore alguien te trasladó estas dudas al contar su experiencia de la lectura de Tirano Banderas, de Valle Inclán. Tan incrustada te quedó esa idea que no recuerdas si tú también la padeciste cuando, años después, acometiste la lectura del excéntrico gallego.

2015/12/08

LA RESPONSABILIDAD DEL ESCRITOR

Hay noticias que se pueden leer del derecho o del revés, como esta, cuyos antecedentes te ocasionaron un bloqueo mental constatable al contar los días que transcurrieron sin dejar por aquí constancia de tus andanzas o de tus preocupaciones. http://www.elcomercio.es/asturias/201512/05/firma-queda-remedio-reconocer-20151205005156-v.html

Te alegras enormemente del error y de da ocasión para meditar en voz alta o en letra impresa sobre la responsabilidad del historiador que escribe sobre vivos que pueden corregir o sobre muertos a quien ya nadie ampara o cuya memoria nadie gasta energías en limpiar. Tú mismo, muy modestamente, puedes incurrir en excesos por no cotejar datos, por no aplicar la lógica aristotélica o tomista al sacar conclusiones o porque intentas convencerte de que teniendo tan pocos seguidores no te es exigible el mismo rigor que si tus escritos estuvieran predestinados a convertirse en un best seller.

No deseas, sin embargo, pasar de puntillas sobre el fondo del asunto, y es que si no fue verdad, podría haber sido, y en ese caso te da pie a meditar nuevamente sobre la prescripción (el olvido) penal y la prescripción (el olvido) civil, pero no entendida esta en un sentido jurídico, sino en su acepción vital.

En un viaje de ida y vuelta, cuando terroristas confesos se sientan y asientan orgullosos y perdonados en las cúpulas del poder de sus territorios exclusivos y excluyentes, piensas por qué tenemos que ser más escrupulosos con quienes dentro de una escala tan doblemente jerárquica como son la militar y la fiscalía no hicieron más que cumplir la función que el derecho encomendaba a cada uno. Seguramente hubo héroes que desafiaron aquella realidad opresiva, tú admiración para ellos, pero eso no convierte en villanos al resto.

Una última reflexión sobre la debilidad humana, o mejor, sobre tu debilidad humana, la tuya. Te preocupa no tener a tus años un criterio definido sobre el bien y el mal, sobre lo que conviene y lo que perjudica, las estacas a las que agarrarse, el faro que orienta tus pasos. Sirve este meditación para el ámbito laboral, el familiar, el político, el religiosos y el más cotidiano de relación con amigos y conocidos.


No en vano este blog se llama como se llama. Buridán, el hombre (o el asno) que duda. 

2015/11/30

EL OTOÑO DEL PATRIARCA, de García Márquez

Una obra maestra que se precie necesita unas primeras líneas de altura.

“Durante el fin de semana los gallinazos se metieron por los balcones de la casa presidencial, destrozaron a picotazos las mallas de alambre de las ventanas y removieron con sus alas el tiempo estancado en el interior, y en la madrugada del lunes la ciudad despertó de su letargo de siglos con una tibia y tierna brisa de muerto grande y de podrida grandeza”.

Con sus metáforas, el pasmoso contraste entre dos realidades físicas tan heterogéneas como la tangible ala y el inasible tiempo, las sorprendentes combinaciones de sustantivos y adjetivos en párrafos cortos, las primeras líneas de la novela prometían una lectura placentera. No fue así. Con el avance de las páginas, te fue envolviendo una atmósfera angustiosa y de duda. Cuando llevabas leída una tercera parte, tuviste que echar mano con temor de Internet por si te estabas perdiendo algo importante. No, menos mal, porque según la página de referencia “logra entrelazar distintos puntos de vista narrativos; una especie de monólogo múltiple en el que intervienen varias voces sin identificarse”.

Agobiaba enfrentarse a varias páginas sin un triste punto y seguido donde poder suspender la lectura hasta otro día, con el temor añadido de no lograr captar el sentido de la historia.

Por lo demás, el patriarca en su otoño va dejando su rastro de sangre, de tiranía, de delirio, incluso de infantilismo.


 “Aprendió a vivir con esas y con todas las miserias de la gloria a medida que descubría en el trascurso de sus años incontables que la mentira es más cómoda que la duda, más útil que el amor, más perdurable que la verdad”. 

2015/11/29

TXULETÓN

Bien que sientes, contra lo que instintivamente te repele, hacer publicidad de dos marcas que utilizan la lengua española con tan escaso tino aunque llamen a las cosas, según dicen, por su nombre. Son El Cuco y Txogitxu.
 
Te enteras de que el euskera no utiliza tildes, y como descartó la c, tampoco tiene la che. Para ello se sirve de la combinación tx. 

Si la información o la publicidad están en castellano, no entiendes a cuento de qué las casas vascas escriben txuletón en vez de chuletón, que sería lo propio. Y si escriben en euskera, que pongan txuletoia, que es como se traduce.


Allás los vascos, pero que una casa como El Cuco haga publicidad del txuletón…

2015/11/26

RETORCER LA INTERPRETACIÓN DE LA NORMA

Lees en el periódico de hoy que la web del Auditorio de Oviedo no funciona porque decían tener algún problema con la ley de protección de datos. Parece una disculpa pero puede ser cierto. Al final, no se va a poder anunciar una ponencia, una conferencia ni nada, si no hay autorización expresa para difundir el nombre del ponente, que estará encantado, pero ni firmó el papel ni se le ocurrió tal cosa.
 
Como ya estabas con la mente retorcida, sigues con la interpretación tortuosa de otras noticias del periódico, por ejemplo esas pegatinas que colocaron en los pasos de cebra contra la violencia machista. Hoy pasaste por uno que se había despegado un poco y por poco caes de bruces, pero habría sido por una buena causa.

Siguiendo con la torsión, el paso de cebra es un término coloquial no recogido en el reglamento de circulación. Se encuadra dentro de  las llamadas marcas viales, una señal al fin y al cabo y si vas al artículo 158 del Reglamento lees lo siguiente:


3. Se prohíbe modificar el contenido de las señales o colocar sobre ellas o en sus inmediaciones placas, carteles, marcas u otros objetos que puedan inducir a confusión, reducir su visibilidad o su eficacia, deslumbrar a los usuarios de la vía o distraer su atención.


Seguramente quieres ver tres pies al gato.

2015/11/24

DETENER A UN PRESO

Al llegar a casa, enredando con el mando a distancia, pones el teletexto de la 1 y te encuentras con una noticia sorprendente: la detención de un preso. Posteriormente, navegando por Internet observas que el teletexto no ostenta la exclusiva lingüística de tal detención.

Cualquier persona interesada en obtener unas nociones básicas de la detención puede echar una ojeada al artículo 489 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Criminal


Detener a un preso es una figura realmente novedosa, al menos para ti, porque el preso tiene la libertad restringida en grado sumo, el detenido lo es temporalmente y por muy breve plazo de tiempo.

La Ley de Enjuiciamiento Criminal se refiere sabiamente a la forma de ‘elevar’ la detención a prisión, pero no alude a la posibilidad de elevar la prisión a detención. Otra cosa es que el ya preso sea puesto a disposición de otro juzgado o de un órgano policial para investigar determinados delitos.


En realidad siempre te admiraron los innovadores normativos, que pocas veces son juristas, pero aplican vías de hecho y obligan a los juristas, que viajan en el vagón siguiente, a arropar (dando ropaje jurídico) al creativo. Estás de acuerdo en que los yihadistas merecen nuevas interpretaciones del Derecho Penal, cuando no nuevas leyes para poder enfrentarse a esta lucha desigual, pero estaría bonito que esa novedosa detención acabara siendo ilegal por aplicación del artículo 489: Ningún español ni extranjero podrá ser detenido sino en los casos y en la forma que las leyes prescriban.

2015/11/11

ACOTAR CON UN MUERTO


Amparado en el derecho de defensa, que permite hasta los excesos en la libertad de expresión, el ex jefe de la Policía Local de Oviedo, Agustín de Luis, se escudó en el fallecido fiscal Gerardo Herrero al asegurar que éste le prometió que paralizaría la investigación por la desaparición de un atestado policial, maniobra por la que está siendo juzgado.

Acotar con un muerto es una artimaña demasiado extendida para compensar la falta de valor que, paradójicamente, fue lo que sobró al ex jefe de la policía a lo largo de su polémica carrera. Te alegras por los policías locales que, libres ya de su jerarquía, pudieron ‘deponer’ sólidamente con libertad. Si el acusado permaneciera en activo, la ‘deposición’ sería más líquida, obligados como están a decir verdad los testigos cuando suben a estrados.


Que el derecho se orienta, aunque sea a distancia, por valores éticos es indudable. La libertad de expresión de un acusado se justifica por el valor superior del derecho constitucional de defensa. Ahora bien, la condena moral por ampararse en las promesas de un muerto no se la quita nadie. 

2015/11/05

SECUELAS EN EL ASCENSOR

Le preguntaban hoy al Presidente de la Federación de Empresarios Españoles de Ascensores si es de los que habla del tiempo cuando sube al ascensor. No lo pudo confirmar porque seguramente sus asociados no aportarían ninguna beca para investigación en materia de tan escaso retorno.

Casi tienes que dar la razón a tu mujer cuando afirma que los guajes temen encontrarte en el ascensor porque los sometes a un interrogatorio de tercer grado. No te parece que sea para tanto, pero vas a contar el encuentro de hoy.

A la hora de la comida llega de clase el muchacho, y tú de tomar una sidra, y le preguntas qué tal las clases de la mañana.

-         Sin secuelas.
Desparpajo sorprendente que te deja pensativo, pero solo medio piso.
-         ¿Tienes latín?
-         No, voy por tecnología.
-         Es que ‘secuela’ viene de ‘seguir’.
-         Pues yo voy por lo contrario.
Y cada uno llegó a su respectivo piso.


A lo mejor el latín está reñido con todo lo demás y no importa qué sigue a qué, ni por qué. 

2015/11/03

EL SUEÑO DEL CELTA, de Mario Vargas Llosa

Si mientras comienzas a leer El sueño del celta intercalas la lectura del periódico sabatino y encuentras un artículo del polígrafo Ignacio Gracia Noriega que alude al novelista peruano, te quedas pensando si será verdad su aserto y por momentos tienes a creer que sí.

De pasada, al comentar una novela de una autora que se estrena, escribe Gracia Noriega “estos detalles de carácter digamos técnico no tienen mayormente importancia si la historia es buena, y en esta ocasión es una historia muy buena. A fin de cuentas, ya ven ustedes que Vargas Llosa no es un buen escritor. Pese a sus éxitos mundanos y a su reconocimiento literario, no pasa de ser un escritor pulcro que hace faenas aseadas, que con el tiempo no será más recordado por su prosa amorfa que en la actualidad lo está quien más se le parece, Gonzalo Torrente Ballester”.

Sin embargo, Vargas Llosa arma una buena historia, que logra intrigar con el paso de las páginas, pero a su prosa le falta la luminosidad impactante de García Márquez.

El sueño del celta plantea grandes cuestiones intemporales: la esquilmación de territorios vírgenes en países del tercer mundo, la falta de escrúpulos de las empresas multinacionales, la política del avestruz de los Estados del primer mundo que amparan los usos de las empresas explotadoras…

La novela interesa por moverse en varios planos. Por ser de actualidad (catalana) te fijas más en las vicisitudes de un hombre que después de luchar por grandes causas en África y Sudamérica, se embarca en la aventura de la independencia de Irlanda. Hablamos del primer cuarto del siglo XX. Se va convenciendo de la necesidad de luchar. Y luchar es combatir. Por momentos confía en la victoria contra Inglaterra si logra el apoyo militar de Alemania, entonces enfrentada con Inglaterra en la antesala de la Primera Guerra Mundial. Sabe, sin embargo, que va a ser derrotado y que llevará a la muerte a los soldados aventureros, pero confiará en que, al estilo de los primeros mártires del cristianismo, su sangre dará fuerzas a la lucha por la independencia.

Desde ese punto de vista plasma las dificultades de manejar (en este caso, de manejos) el/al conglomerado de actores, fuerzas, grupos e instituciones que llevan a un país a la independencia. Por cierto, uno de sus objetivos-puente, como semilla para la secesión, es la instauración del gaélico como idioma.


El título alude a un largo poema épico de ese mismo encabezado que el protagonista escribió en 1906 antes de partir a una de sus aventuras de liberación. Con el paso de los años unos siempre busca la piedra angular que da sentido a su vida, no vaya a ser esta una sucesión de hechos apilados sin ningún pegamento que los aglutine.

LA CARNE ROJA Y LA CARNE PROCESADA

Pasada o a punto de pasar  la polémica sobre la carne roja y la carne procesada, pocas conclusiones válidas podemos sacar los profanos más allá de procurar la moderación en las costumbres culinarias. Bueno, al menos incluiste un concepto nuevo en el acervo cultural: carne procesada.

No sabes cómo llegó el informe a la prensa, si en bruto y en inglés, si masticado en castellano a través de agencias de prensa, y cómo los propios medios ‘procesaron’ la noticia o si la sirvieron cruda, como algunas carnes rojas.

Te intentaste poner en la piel de periodista si un  día recibes un comunicado de prensa directamente de la de la OMS o de una agencia de la OMS, un tocho monumental, y te ves en la tesitura de publicar algo en tu medio. Supones que preguntarías a un médico, a un veterinario o a un nutricionista: ¿oye, de este tocho qué se saca en limpio?

La OMS intentó desmarcarse de la polémica diciendo que la IARC (Agencia Internacional de investigación sobre el cáncer) es un organismo autónomo y participado por los estados miembros. Nadie quiere cargar con los errores.

Acudes a la propia OMS, que, pasados unos días,  se esforzó en resumir la cuestión en unas cuantas preguntas y respuestas breves. No es fácil traducir a lenguaje periodístico cuestiones tan complejas, pero algo hay que decir.


2015/10/29

CONTRA HALLOWEEN, CON REPAROS

Halloween te parece una fiesta importada, pero más que nada horrorosa, seguramente porque ya habías alcanzado la mayoría de edad la primera vez que oíste hablar de ella.

Aun siendo horrorosa, ¿dejarías de vender calabazas para Halloween si fueras agricultor? ¿si tuvieras una tienda de disfraces dirías al representante del textil que este año no traiga muestrarios ni -mucho menos- disfraces perfectamente rematados? ¿si fueras un pequeño empresario del transporte desoirías una oferta para fletar un autobús  hasta una discoteca donde se celebre Halloween? ¿Cómo confitero descartarías la venta de manzanas caramelizadas con el palito de madera o de plástico correspondiente?

Se está imponiendo un nuevo tiempo político, un tiempo radical, y cuando empleas esta palabra no piensas en ningún matiz peyorativo, sino que utilizas el término en el mismo sentido que los consultores pusieron de moda hace unos años la llamada reingeniería de procesos, es decir, pensarlo todo desde cero. Pues bien, pese a este nuevo tiempo radical, no concibes que se prohíba la fiesta ni que recaiga una minuciosa inspección fiscal, laboral o sanitaria sobre los establecimientos mercantiles que se aprovechen de esta moda. Quieres decir que las autoridades públicas poco pueden influir en un régimen democrático.

¿De quién depende, entonces, que una moda de este tipo se acabe imponiendo? ¿Por qué los comerciantes, minoritarios por definición, se imponen a los mayoritarios consumidores, que acaban demandando el servicio?


Como no eres ni un psicólogo ni un sociólogo del consumo, no tienes explicación. Solamente evidencias tu perplejidad e incluso tu desazón.

2015/10/27

PERSONAJES DE LOS BAÑOS PÚBLICOS

Embutido en sus pantalones blancos, que tiran a ajustados, pasa largos ratos en la estación central sin moverse demasiado de una zona acotada, muy próxima a los servicios públicos. Muchas veces permanece estático mirando la pantalla verdosa que anuncia puntualmente la hora de salida de los trenes y la vía de estacionamiento. Crees que tendrá ya los horarios en la cabeza, salvo que esta habite realmente en otro sitio. Pensándolo bien, su edad será parecida a la tuya, aunque a bote pronto te parezca algo mayor porque tiendes a ser benevolente con la edad propia y la de los tuyos. Un cabello pobremente engominado corona su tez morena, surcada por profundas arrugas que mantienen vivo el recuerdo de las viruelas.

¿Quién será ese personaje? Nada mejor que preguntar a esa limpiadora de confianza, que todo controla.    

Al leer la ración diaria de Vargas Llosa, El sueño del celta, te acuerdas del personaje de los pantalones blancos.


Esa tarde, volvió a los baños públicos. Tuvo mejor suerte que el día anterior. Un moreno forzudo y risueño, al que había visto levantando pesas en la sala de ejercicios, le sonrió. Cogiéndolo del brazo, lo llevó a una salita donde vendían bebidas. Mientras tomaban un jugo de piña y plátano y le decía su nombre, Stanley Weeks, se acercaba mucho a él, hasta rozar una de sus piernas con la suya. Luego, con una sonrisita llena de intenciones, lo llevó siempre del brazo a un pequeño camarín, cuya puerta cerró con pestillo apenas entraron. Se besaron, se mordisquearon las orejas y el cuello, mientras se quitaban los pantalones. Roger observó, ahogándose de deseo, el falo negrísimo de Stanley y el glande rojizo y húmedo, engordando bajo sus ojos. «Dos libras y me lo chupas», lo oyó decir. «Después, te enculo.» Asintió, arrodillándose. Más tarde, en su cuarto de hotel, escribió en su diario: «Baños públicos. Stanley Weeks: atleta, joven, 27 años. Enorme, durísimo, 9 pulgadas por lo menos. Besos, mordiscos, penetración con grito. Dos pounds».

2015/10/25

LA CATEDRÁTICA DE ÉTICA

Con motivo de la entrega de los premios Princesa de Asturias visitan esta tierra ilustres personalidades de todos los ámbitos de la humanística. Nos transmiten en píldoras algunas reflexiones y de paso nos ayudan a reflexionar.


Crees que tiene razón en el titular, pero aprovechas para divagar sobre las consabidas intrigas a la hora de aspirar a plazas de profesor o catedrático de Universidad: esa plaza de catedrático de Matemáticas, aquella otra de Macroeconomía, la de más allá de Derecho Mercantil, sea en aulas de aspirantes a juristas o a economistas, en fin, de cualquier ámbito. Y también piensas en las vacantes de profesor titular de Ética y es aquí donde te asalta la duda ¿son más beatíficos, racionales, impolutos estos aspirantes, o la ética también se salpica de la mundanal porquería?


En cualquier caso, sea saludada la oportunidad de reflexionar, y si la herramienta sirve para llegar a la bondad, miel sobre hojuelas. 

2015/10/22

LOS PREMIOS PRINCESA DE ASTURIAS: APUNTES DE NÚMEROS Y LETRAS

Pasas por el Fontán y para no perder la costumbre, que ahora tan poco prodigas, tomas una botella de sidra y un pincho de picadillo mientras lees el periódico del día. No sabes qué te levanta más dolor de cabeza: si la sidra, los números o las letras. La sidra puede, llegado un caso muy raro, producirte un ligero sopor pero no con esa ingesta tan moderada.

Los números, sin embargo, te ilusionan, al menos los que hace Matías Rodríguez Inciarte, el presidente de la Fundación Princesa de Asturias cuando, ante el generalizado cuestionamiento de su aportación a la sociedad y su balance global, asegura que las actividades de la Fundación merecieron cerca de 7.800 referencias en medios de comunicación nacionales, con una audiencia acumulada de 1.850.000 personas y una valoración económica de más de 49.973.000 millones de euros. Te hace ilusión pensar que cuando lees una noticia sobre los premios les estás generando 27 euros, salvo que tu contabilidad sea no solo simplista, sino de cero patatero. A partir de ahora leerás las noticias con más interés para que se incremente una aportación que tan poco te cuesta. Sea todo por la Fundación, por Asturias y por Oviedo.


En un intento de acercamiento a Emilio Lledó, Premio de Comunicación y Humanidades, lees el artículo que le dedica el filósofo Silverio Sánchez Corredera. Lo explica muy bien y muy claro, no sabes por qué insinúas algo de un dolor de cabeza: estamos ante un pensamiento que trata de situarse en el interior de una semántica fluida, que está construida en el trasfondo de la historicidad de los sentimientos y que pone en juego con toda su fuerza la connotación diferente de los matices porque son las condiciones materiales de los contextos concretos los que dan el definitivo contenido a los sentidos. 

2015/10/19

CON Y CONTRA LOS PREMIOS PRINCESA DE ASTURIAS

La radicalidad (al ir a la raíz) de los nuevos ayuntamientos está molestando si no soliviantando a personas y  colectivos perjudicados por sus decisiones, pero seguro que también remueve conciencias al cuestionar esquemas mentales con los que tan cómodamente veníamos funcionando.

Se acerca la ceremonia de la entrega anual a los galardonados con los premios Princesa de Asturias y los nuevos dirigentes del Ayuntamiento no echarán con delicadez los pétalos para ningún camino de rosas. Algunos munícipes no sólo no asistirán a la entrega, sino que es estarán entre los manifestantes que abuchearán a los príncipes y, de paso, a quienes accedan al teatro Campoamor.

Se creó una plataforma de apoyo a los premios y a través de las redes sociales estás recibiendo la tierna imagen de Mafalda. Entre tus amigos remitentes no falta algún moderado, pero el resto milita en la exaltación del enfado.

Todos los radicales tienen algo de razón al defender sus planteamientos, pero lo malo es cuando enfrente se encuentran con otros radicales que también se creen en su derecho a imponer sus teorías, los fundamentalistas sin ir más allá.

Que desde Asturias se cuestionen los premios te parece de un quijotismo rayano en la imprudencia. De acuerdo que la monarquía es una institución de origen poco democrático, aunque haya sido revalidado por el referéndum constitucional, pero si su nombre, sus actos y algún presupuesto favorece de alguna forma al pueblo asturiano en general y al asturiano en particular, es del género bobo tirar piedras contra el propio tejado. Una muestra más del grandonismo astu, o babayada..


Lo peor de todo es recibir a Mafalda mayoritariamente de los otros radicales y lucirla aquí.

2015/10/14

ANTIGÜEDAD O FORMACIÓN

Como no caes en la cuenta de si algún amigo o hijo de amigo está en una u otra situación, te puedes permitir el lujo de opinar con libertad en materia de preferencias computables para aspirar a puestos en la sanidad pública asturiana independientemente de si coincides en este caso con un partido o un sindicato de tu inclinación.



En esta materia lo tienes bastante claro y el criterio sirve para la sanidad y para cualquier otra actividad, por muy sensible que pueda resultar todo lo relacionado con la salud.

Ningún sindicato sale en defensa de los profesionales de formación recién terminada, al no estar todavía afiliados; solamente algún político que vela por la transparencia y por la limpieza al cubrir las plazas públicas. Alguno habrá.

No encuentras ninguna justificación en que para participar en un concurso de traslados haya que acreditar adecuación al puesto futuro. La presión no sería tanta si se cubrieran las plazas con regularidad.  Hay mecanismos y si no se utilizan es por flaqueza: si el nuevo ocupante no supera el período de prueba, se le remueve sin miramientos. Perpetuar a alguien en el puesto que un día ocupó interinamente es una corruptela demasiado extendida.

Para traslados basta la mera antigüedad; para ascensos, la formación u otros méritos sí que se deben considerar pero sin ninguna preferencia al residente en la zona. Si el hombre tiene que mover la casa porque no alcanzó puntuación suficiente, tendrá que moverla.  



2015/10/13

QUE NO HAYA FIESTA NACIONAL, NINGUNA FIESTA NACIONAL.


Justamente te llega la fiesta de la Hispanidad leyendo El sueño del celta, de Vargas Llosa, una novela que cuenta, hasta donde llegaste, la vida de un diplomático irlandés en el Congo Belga. Allí instalado, se sale de los circuitos diplomáticos oficiales y elabora un crudo informe sobre los abusos cometidos sobre y contra la población nativa del África central. Justamente lo que, referido a otras latitudes, se cuestiona del día de la Hispanidad.

Hay quien no le ve sentido a que se siga celebrando una fiesta de tintes imperialistas. Es posible. Son conceptos con los que uno se encariñó desde niño, cuando se estaba orgulloso de que algún antepasado hubiera salido conquistador. A un niño no le es exigible otra cosa, seguramente sí a quienes inculcaron historias y leyendas guerreras. Cuesta y hasta duele tener que ir olvidando lo que entró casi con sangre, lo que te lleva a pensar, como ya escribiste hace poco, qué difícil es desmontar los sistemas educativos orientados hacia la secesión.
 
No se puede estar orgulloso de los abusos que España haya cometido en América o que se hayan cometido en su nombre, en nuestro nombre, pero lo hecho, hecho está. Gracias a esos métodos sucios o a otros métodos limpios, el idioma y la cultura son un nexo de unión con millones de latinoamericanos, con quienes nos unen también lazos culturales, familiares y sentimentales. Es cierto que en esas sociedades existe un sentimiento de que les hemos esquilmado. Ladinamente te lo recordó un tendero mejicano en una visita turística: “cómpreme alguna cosa, que un español cuando viene acá siempre se lleva algo”.


Por contraposición, estaban anunciados en Oviedo distintos actos organizados quieres creer que por los propios colectivos hispanoamericanos, aunque alguien podría decir que telemandados por el imperialismo. Estás abierto a admitir todas las hipótesis.

España está en cuestión: la historia, el himno, la bandera, los símbolos, las fronteras, y detrás de ellos muchos valores que definen el sistema político.


Temes que quienes ven un vicio de origen en la fiesta del doce de octubre, tampoco estarán de acuerdo en que el 6 de diciembre, día de la Constitución, la sustituya. Ninguna fecha será buena para las autonomías independentistas, y ves que solamente los votantes centristas se encuentran algo identificados con ese día laico, aunque echan en falta un toque de marcialidad. Tampoco quienes, sin cuestionar las fronteras, ponen el acento en las desigualdades sociales, se sentirían identificados con ninguna fecha. 

¿Será mejor que no haya fiesta nacional?

2015/10/06

EL VIAJE DEL ELEFANTE, de José Saramago

Por fin, volviste a la literatura por la puerta grande. Cuenta Saramago en el epílogo cómo surgió la obra. Fue invitado a una charla a la Universidad de Salzburgo y le organizaron una cena en un restaurante llamado El Elefante, donde había varias figuritas, entre otras la torre de Belén de Lisboa y otras representaciones de monumentos europeos. De esas imágenes Saramago intuyó el viaje de un elefante entre Lisboa y Viena, del que hay alguna noticia histórica. No hizo más que armar un argumento poniendo su humor, su imaginación, su ingenio, su prosa.

Una cosa que cuesta trabajo entender es que el archiduque Maximiliano haya decidido hacer le viaje de regreso en esta época del año, pero la historia así lo dejó registrado como hecho incontrovertido y confirmado, avalado por los historiadores y confirmado por el novelista, a quien se le tendrán que perdonar ciertas libertades en nombre no sólo de su derecho a inventar, sino también de la necesidad de rellenar los vacíos para que no se llegue a perder del todo la sagrada coherencia del relato. En el fondo, hay que reconocer que la historia no es selectiva, también es discriminatoria, toma de la vida lo que le interesa como material socialmente aceptado como histórico y desprecia el resto, precisamente donde tal vez se podría encontrar la verdadera explicación de los hecho”.

Saramago es un maestro a la hora de sortear los anacronismos.

De no ser por el temor que tenemos de cometer un gravísimo anacronismo, nos apetecería imaginar que el archiduque recorrería la distancia hasta su coche bajo un baldaquín de cincuenta espadas desenvainadas, sin embargo, es más que probable que ese tipo de homenaje haya sido idea de alguno de los frívolos siglos posteriores.

Pide anticipadas disculpas por si el lector se muestra demasiado escrupuloso con fondos y éticas, que nunca faltan en el novelista portugués.

No es que fuera nuestra intención, pero ya sabemos que, en estas cosas de la escritura, no es infrecuente que una palabra tire de la otra sólo por lo bien que suenan juntas, sacrificando así muchas veces el respeto por la liviandad, la ética por la estética, si cabe en un discurso como éste tan solmenes conceptos, y para colmo, sin provecho de nadie, por esas cosas y por otras es por lo que, casi sin darnos cuenta, vamos haciendo tantos enemigos en la vida
No sabía que entre los subordinados había dos amantes de las palomas. Dos colombófilos. Palabra tal vez no existente en la época, salvo por ventura entre los iniciados, pero ya debían de estar llamando a la puerta, con ese aire falsamente distraído que tienen las palabras nuevas, pidiendo que las dejen entrar.


CATALUÑA, ESPAÑA Y TÚ.


Llevas demasiado tiempo sin escribir nada. En las diferentes entradas puede encontrarse un poco de todo, pero hay acontecimientos que no deseas pasar por alto porque pasado el tiempo, te sirve para saber qué opinabas u opinaste de determinado hecho trascendente en el pasado. Ocurre que no siempre tienes claro qué decir o cómo enfocar un asunto. Esos casos actúan entonces de tapón y hasta que no publiques algo sobre la materia, aunque sean dos líneas, no queda la vía libre para la siguiente entrada. Las pasadas elecciones catalanas, el ambiente previo, el vivo debate producido, más que su resultado, te preocuparon aunque no siempre expresaras tu sentir.. 

Si Cataluña se separa de España te produciría sobre todo tristeza, más que si las islas Canarias declararan la independencia, no digamos Ceuta y Melilla. Cataluña y España (Cataluña dentro de España) tienen una geografía sin barreras físicas separadoras, una larga historia común compartida, más allá de los episodios diferenciadores que cualquier región quiera remarcar, no muy diferentes de los avatares de cualquier provincia, municipio o aldea. Todos pueden presumir de algún hecho diferencial.

Cataluña comparte lengua común con España aunque su lengua propia, el catalán, constituya una notoriedad importante y un factor disgregador desde el punto de vista de la unidad nacional: cualquier idioma lo es, el idioma es uno de los criterios que delimitan fronteras. No quiere decirse que exista una exacta correspondencia entre idioma y Estado, porque hay multitud de excepciones, pero sí es un dato diferenciador importante.  Precisamente el apoyo sostenido de la Generalitat al idioma catalán desde hace treinta y cinco años, junto con el sesgo educativo que incide en las diferencias, va decantando las conciencias  hacia lo diferente, y las conciencias enfocando el sentido del voto. 

Con el paso del tiempo, el ambiguo texto constitucional que fue necesario pactar para sacar adelante la transición, fue tratado inteligentemente para sus intereses por los sucesivos gobiernos autónomos catalanes. Autonomías no autonomistas, valga la contradicción, aceptando competencias en educación para no ser menos (cuando lo diferente que tenían que mostrar era bien poco) no hicieron más que favorecer la educación disgregadora catalana, que sí supo adaptar rápidamente los temarios para difundir también la propia cultura.

Lo que se montó en treinta y cinco años se  puede desmontar en otros treinta y cinco pero no parece fácil tarea teniendo en cuenta la composición actual del electorado catalán, pero también el fraccionamiento del electorado español, insuficiente para una vuelca de tuerca centralizadora.

En esa voluntad separadora, las dosis de egoísmo son considerables, pero el discurso de las plañideras pesa más que el de la solidaridad.

Menos consistentes te parecen los nubarrones económicos que oscurecerían una economía catalana independiente. Hay países europeos fuera del euro que funcionan. Si los catalanes producen artículos o generan servicios de menor precio o de mayor calidad, más allá de un posible y muy pasajero boicot inicial, no perderán su posición en el mercado. ¿Boicoteamos a los países de América Latina cuando se independizaron? Lo ignoras porque esa materia no se estudia en el bachillerato. Con los productos catalanes haremos como con los chinos o con otros exportadores, con la circunstancia agravante de que sabemos que en esos países no se respetan los derechos humanos. Siempre tenemos a mano la disculpa de que no lo hacemos por sus dictadores sino para que coman sus necesitados ciudadanos.

Hay quien apela al ejército para defender la unidad nacional. Desde el punto de vista estrictamente jurídico, no te parece ilegal. La Constitución está ahí y algún papel guarda para las Fuerzas Armadas. Sin embargo, el ejército te parece que se ha de reservar para otro tipo de amenazas como la terrorista o la islamista u otras que pueda amenazar los valores democráticos de la sociedad occidental.


Crees que el electorado evolucionará progresivamente hacia las tesis independentistas. Cuando alcancen el setenta y cinco por ciento será una cifra respetable y la suerte estará echada. 

2015/09/29

MA MA

Una vez cada dos años tú mujer y tú vais al cine…cuando la hija selecciona la película y compra las entradas. Tan falto de práctica estás que el primer objetivo es no dormirte y, llegado el caso, no roncar.

Era un vienes por la noche, la película seleccionada era MA MA, dirigida por Julio Medem y protagonizada por Penélope Cruz. Hay a quien no le gusta Pe por asociación de ideas con Bardem. En la película no viste asomo de sus tendencias, salvo que veas normal lo que para otros es extremista.

Otro coprotagonista, quizá deuteragonista, es Luis Tosar, con una actuación más plana que la de Pe, extraordinaria con sus registros tan cambiantes, siempre guapa, aunque con esa voz carrasposa que te resulta desagradable y desacompasada para ese cuerpo y ese rostro.

La película raya lo fantástico con triángulos amorosos seráficos. Entretenida, con mensaje sobre la prevención del cáncer de ma ma, y formas alternativas e imaginarias de ser ma má, y ahí lo dejas.

No fue lo más notable de la noche. Lo realmente impactante es que en la sala estabais tu hija, tu mujer y tú por todo público. Una experiencia única: poder comentar en voz alta las secuencias, preguntar si algo no quedaba claro, reírse sin prudencia. Al final no pudiste ser respetuoso con los títulos de crédito, que dicen que hay que verlos hasta el final. Asomó la señora de la limpieza con la escoba y el cubo y ¿con qué ojos os miraría si esperáis hasta el último rótulo?


¿Qué conclusiones puedes sacar sobre Pe, sobre Tosar, sobre Medem o sobre la industria cinematográfica?  El encargado de los cines aventuró alguna hipótesis, pero sería pretencioso lanzarse con teorías generales, salvo que cobraras como tertuliano.

2015/09/27

EL OBSEQUIO

Con ceñuda expresión, he aquí lo que el rey comenzó diciéndole a la reina, Estoy dudando, señora, Qué, mi señor, El regalo que le hicimos al primo maximiliano, cuando su boda, hace cuatro años, siempre me ha parecido indigno de su linaje y méritos, y ahora que lo tenemos aquí tan cerca, en valladolid, como regente de españa, a un tiro de piedra por así decir, me gustaría ofrecerle algo más valioso, algo que llamara la atención, a vos qué os parece, señora.

Esos párrafos, con tan peculiar estilo y ortografía, se encuentran en la primera página de “El viaje del elefante”, una de las últimas novelas del portugués José Saramago.

Al final le ofrecen un elefante, y la novela narra las ingeniosas peripecias del viaje para materializar el regalo.

Hace unos días acudiste al un taller mecánico para una sencillísima operación de mantenimiento del coche, que no te atreviste a acometer porque en estos coches contemporáneos tienes que pasar por boxes casi hasta para cambiar una lámpara.

En esa tarea emplearon su tiempo, pero no te cobraron más que la pieza, y anduviste lento de reflejos para obsequiar con una propina más sustanciosa que la ridiculez que  dejaste, así que estás pensando cómo puedes compensar rápidamente aquel lapsus, sin llegar al extremo del elefante, que ocasionaría un grave problema logístico al taller y a los diligentes operarios 

2015/09/23

EL AÑO SABÁTICO

Hace tiempo un viejo amigo, en una de esos desgraciados encuentros fugaces, desgraciados por fugaces, te contó que iba a coger o que acababa de terminar un año sabático, no recuerdas bien el dato. Ignoras qué razón te dio entonces, pero como avalas a los que aprecias, te convencieron las razones, que tampoco sabes cuáles fueron. Eso mismo lo tildarías de boutade si te lo cuenta otro de neutros quereres.

Te acabas de enterar de que aquel año sabático en realidad lo dedicó a encaminar la educación del hijo que tenía con síndrome de Down. Hoy se puede demostrar que aquel paréntesis obtuvo un merecido resultado. Lo acabas de saber por variadas fuentes.


Inevitable estremecerte.

HARTAZGO DE LA LITERATURA TESTIMONIAL

Llevas una temporada leyendo libros de autores a quienes conoces personalmente. Por pudor no citas el último, recién terminado, aunque no encuentres reseñas negativas en la red. Bien que te costó porque no eres de los que deja un libro a la mitad. Permítanse dos excepciones, el Ulises de Joyce y En busca del tiempo perdido de Proust, pero en estos casos con sinceras intenciones de reiniciar sendas lecturas, aunque no a corto plazo.

Suelen ser relatos testimoniales transformados en novelas, que sería más llevaderos si se presentaran como ensayos o como crónicas de tiempos tristes. Así, no tendrías la vana esperanza de confiar en una mejoría según avanzan las páginas. El último, terriblemente sectario. Y no. No te gusta ver hagiografiados a los tuyos. Prefieres un pelín de imparcialidad, siquiera sea fingida.


Durante una temporada, esperas dedicarte solamente a los libros consagrados, que hay muchos. 

2015/09/22

LO QUE PIENSAS MUCHAS VECES NO ES LO QUE VAS A HACER

De una entrevista a Wenceslao López, alcalde de Oviedo, entresacas esta frase. ¿Cómo la pronunció? No lo sabes, a ti, como al resto de los lectores, os llegó escrita, pero el prócer pudo pronunciar cosas muy distintas. Algunas maliciosas que acudieron en su día a sus clases, que no es tu caso, aseguran que no era un dechado de claridad.

Para el ejemplo forzarás inadecuadamente algunas comas a sabiendas de que entre el sujeto y el verbo no proceden, pero de alguna manera habrá que representar las pausas y los matices de la entonación sin acudir a dificultosos sistemas de transcripción fonética.

Variantes posibles:

1.- Lo que piensas, muchas veces no es lo que vas a hacer.  
Lo que piensas no coincide en muchas ocasiones con lo que vas a hacer. El pragmatismo, la realpolitik de Bismark o anteriormente de Maquialvelo, se imponen tristemente a los ideales.  

2.- Los que piensas muchas veces, no es lo que vas a hacer.
Por lo tanto vale más no pensar. Mejor decidir directamente sin meditar consecuencias. Si das muchas vueltas a las cosas, vas a ver más los contras que los pros; así que decides lo contrario, claro que si piensas también en esto contrario, verás también los respectivos contras. Peligras acabar como el asno de Buridán: ante la duda de si beber o comer, murió de inanición.

3.- Muchas veces lo que piensas no es lo que vas a hacer.
Se aproxima a la frase 1 eliminando la amenazante ambigüedad.

4.- Lo que piensas no es muchas veces lo que vas a hacer.
Como la 3 y la 1 ganando en elegancia gramatical.

5.- Lo que piensas no es lo que vas a hacer muchas veces.
Piénsalo bien porque no vas a tener la oportunidad de repetirlo.

¿Qué quiso decir? No quitemos a la ambigüedad política su magia.