2017/01/13

NOTICIA Y METANOTICIA DE UNA AVERÍA TELEFÓNICA

La insistencia de tu hermana consiguió que EL COMERCIO recogiera como noticia la avería del teléfono fijo del pueblo donde vive tu madre, Naveo de Cabezón. Si es merecedor de hecho noticiable, la prensa y los lectores lo dirán pero en la edición digital de El Comercio, a día de hoy es la última noticia publicada.

http://www.elcomercio.es/asturias/cuencas/201701/10/navedo-cabezon-lena-lleva-20170110002010-v.html

Dicho lo anterior ves conveniente acotar los siguientes datos y/o opiniones:

- La noticia se publicó el día 10 de enero. Según el titular llevaban quince días sin servicio telefónico ni de teleasistencia. Según el cuerpo de la noticia el sistema falló el 17 de diciembre. Según tu registro de llamadas al mediodía del día 27 hablaste con tu madre por el teléfono fijo pero por la noche tuviste que llamarla ya al móvil.

- El móvil no sustituye al fijo. De hecho el móvil ofrece una cobertura intermitente dependiente de que haya o no 'rayinas' y únicamente cuando se coloca en la ventana de la cocina, solamente ahí.

-  Se llamó a Movistar varias veces y se dejó nota en su página web. Había constancia de una avería 'masiva' .

- Se llamó a la Cruz Roja pero no era de su competencia sino del operador telefónico.

- Se llamó al 112 a efectos de las emergencias pero también era competencia del operador de telefonía.

- Se llamó al Ayuntamiento de Lena y tampoco podían hacer nada porque era cosa del operador de telefonía.

- Por suerte, tu madre andaba bien de salud y se salió del paso con con el móvil pero no pudo recibir ni dar felicitaciones navideñas porque para la gente mayor el móvil no está para eso.

- En honor a la verdad, el servicio estaba restablecido la tarde del día 9, horas antes de que se publicara la noticia.

Pasemos a la metanoticia.

- Hubo quien te dijo que cómo tu madre no se había quitado la bata para la foto. Habría que decir a eso que gracias que se puso una bata de las más decentes además de colocar pendientes para la ocasión y pintar los labios.

- El fotógrafo, hábilmente, logró meter en el encuadre, además de fotos de la familia, el teléfono, la pulsera de la teleasistencia y su base, elementos todos inoperativos temporalmente.

- El rosario a la espalda, recuerdos de viajes y de prácticas religiosas en retroceso. .

- En cuanto a la noticia, cuesta aceptar, respetar y reproducir la toponimia, que en este caso no es artificial: nadie dice 'Navedo' sino 'Naveo'.

- Estos días de atrás te tocó justificar determinada reducción de servicios ferroviarios en Campomanes por la baja demanda, sin embargo, la telefonía de Naveo te pilló con el pie cambiado.

- También da lugar a una meditación sobre el refuerzo de las noticias en la prensa y en las redes sociales: la prensa escrita (y digital) reconoce como noticia lo que se mueve en las redes, pero también las redes potencian el efecto multiplicador al reproducir lo que se lee en la prensa clásica.

2017/01/11

ÁNGEL GONZÁLEZ, RESCATADO

"Cuánto dolor hay en esa alegría. Cuánta lástima, cuanto aburrimiento, cuánta desesperación en esos versos claros, tan sencillos en apariencia, inocentes" (página 10).

"Otro tiempo vendrá distinto a éste.
Y alguien dirá:
'Hablaste mal. Debiste haber contado
otras historias:
violines estirándose indolentes
en una noche densa de perfumes,
bellas palabras calificativas
para expresar amor ilimitado..." (página 30).

"Cuando envainó la espada dijo, dice:
La democracia es lo perfecto.
El público aplaudió. Sólo callaron,
impasibles, los muertos" (página 50).

"Si yo fuese Dios
y tuviese el secreto,
haría
un ser exacto a ti;
lo probaría
-a la manera de los panaderos
cuando prueban el pan, es decir:
con la boca-" (página 70).

"Llegó también la guerra un mal verano.
Llegó después la paz, tras un invierno
todavía peor. Esa vez, sin embargo,
no devolvió lo arrebatado el viento" (página 90).

"Ya desde muy temprano,
ayer fue tarde.
Amaneció el crepúsculo, y al alba
el cielo derramó sobre la tierra
un gran haz de penumbra" (página 110).

"Acusado por los críticos literarios de realista,
mis parientes en cambio me atribuyen
el defecto contrario;
afirman que no tengo
sentido alguno de la realidad" (página 130).

Acabas de transcribir segmentos de unas páginas redondeadas aritméticamente y rescatadas de la basura minutos antes de que pasaran a mejor vida si no hubieras levantado la tapa del cubo del papel para arrojar algún borrador o alguna fotocopia defectuosa o sobrante.

En tu oficina, en inexorable reforma digna de la revolución permanente, el departamento de Producción reestructura espacios y se haría necesario el hueco de algún estante para un manual encuadernado con gusanillos o para un artilugio tecnológico. Seguramente nadie hallaría en los versos o en la prosa de Ángel González soluciones ni siquiera inspiración para evitar el trasbordo de un tren, organizar los turnos diarios de trabajo o resolver la avería de un teleindicador, pero ¡tirar a la basura a Ángel González!.





2017/01/04

LOS TRAPOS SUCIOS (Manolito Gafotas), de Elvira Lindo

Al tuntún, como haces muchas veces a la hora de escoger un libro para leer, coges de la estantería uno de Manolito Gafotas. Se lo habrás regalado a tu hija pero no sabes si finalmente lo leyó alguna vez. El caso es que el libro, como otros muchos regalados en su(s) momento(s), están en casa y para seguir.

Conocías a Elvira Lindo de las ensoñaciones breves que reflejaba en artículos periodísticos, pero nunca habías leído ningún libro de la saga que tanta fama le dió. Es una escritora con chispa. Dibuja a Manolito y a sus amigos como unos niños inquietos -lógico-, algo traviesos, pero inocentes, como corresponde a su corta edad de malicia leve.

El libro se deja leer. Refleja el lenguaje de los niños de hoy, o de los niños de hace veinte años, cuando se escribió. Sin embargo tienes dudas acerca de la edad adecuada para leer este libro. Más que un libro de niños para niños te parece un libro de niños para adultos.

En cualquier caso, su fama es merecida y no está de más dedicarle unas horas en la vida.


2017/01/02

RESUMEN DEL AÑO Y BUENOS PROPÓSITOS

Algunos pocos años seguiste la costumbre de plasmar aquí un resumen del año, necesariamente parcial y subjetivo, además de la autolimitación impuestas de tratarse de un blog de comentarios no demasiado íntimos.

Si nos atenemos a las tres manidas aspiraciones de obtener la satisfacción vital (las tres cosas de la vida) a través de la salud, el dinero y el amor, el año no fue mal.

En cuanto a la salud, pendiente de análisis rutinarios para los que nunca encuentras fecha, fue un año de ejercicios y caminatas no recompensados por la báscula. La tecnología te dice que saliste a caminar noventa y nueve días una media de trece kilómetros, dependiendo del clima y del tiempo disponible. Esta nueva dedicación, para pasmo de casi todos tus conocidos, te restó algo de tiempo para la genealogía pero no disminuyó considerablemente la producción bloguera. Es más, la soledad pudo ser fuente de inspiración.

En cuanto al dinero, como procede del trabajo, nada que añadir. Hacienda tiene los datos.

Del amor solamente hay que pedir que el futuro no empañe el pasado.

Por no dejar en blanco el capítulo del foryú, no te quejas.

Para el año ya entrado pides, como todo el mundo, salud para ti y para los tuyos; trabajo (*); amor (vale lo dicho) y tiempo libre.

(*) En cuanto al trabajo te preguntan muchos ajenos a tu empresa si no te jubilaste o si no te jubilas. Aclaras aquí que todavía no tienes opción hasta dentro de unos años, por lo tanto vas a trabajar, además, con la ilusión de ser útil, porque si uno se para a pensar -como se estila- en los agravios comparativos, otros tendrán argumentos para ponerte colorado; eso sí, te irás en cuanto tengas una oportunidad medianamente aceptable.

Para terminar, el tiempo libre tienes pensado dedicarlo a la lectura, a escribir alguna cosa por aquí, a tomar una sidra al mediodía departiendo con alguien o leyendo un periódico, a la genealogía y a lo que se pueda. Por ejemplo, por la tarde si hay fútbol ¿qué haces en casa? ¿El coro? No está descartado.

(¿No es de reseñar que tu mujer se haya prejubilado y que algunos miembros de la familia padezcan los achaques de la edad? Sí, eso cuenta, pero no se cuenta).


2016/12/22

EL ÚLTIMO NACIMIENTO, Cuento de Navidad


- ¿Nunca más vamos a ver la luz?

Aquellas cinco o seis ovejas, tres o cuatro vacas, media docena de patos, que todos los años sufrían algún descalabro habían perdido la ilusión de volver a la claridad.

Habían sido motores y testigos de días y noches de ilusión cuando los niños, que después fueron jóvenes, armaban el nacimiento en décadas lejanas. Entonces el frío arreciaba y las casas de la Renfe no tenían más calefacción que la venerable cocina que con leña o carbón intentaba dar calor a toda la casa sin conseguirlo las más de las veces. 
 
Cuando causaba baja algún animal, algún puente, alguna estrella, se aprovechaba para una mejora el invierno siguiente en sana competencia con otros belenes de otros hogares. Los accidentes no llegaron nunca a los actores principales: el Niño, la Virgen, San José, la mula, el buey y el sencillo portal. Llegados los Reyes, se guardaban con mimo y quedaban el resto del año reposando en un estante.

La luz eléctrica acabó por llegar también al portal y las bombillas de colores iluminaron desde el pesebre hasta el palacio de Herodes. Se camuflaban entre el musgo los delicados cables verdes, que sufrían tradicionalmente los mayores daños.

El belén vivió muchos años perdiendo y ganando piezas en una época sin conciencia de que coger unos tapinos de musgo de un muro húmedo constituyera un daño irreparable para la madre naturaleza.

El nacimiento sufrió las mismas mudanzas de sus dueños pero siempre encontró feliz acomodo. Hasta que los jóvenes se emanciparon. Pasó entonces un periodo de larga hibernación. Cuando en las casas solamente quedan los adultos la ilusión se aletarga y la rutina acaba por igualar noches y días, navidades y veranos.

Para aquel montón de coloristas figuras no había llegado todavía el siglo XXI. Seguían adormecidas en la gran caja de cartón cada vez más destartalada. La costumbre de los nacimientos había ido decayendo en las casas y no digamos en los centros de trabajo o de ocio, pagados de un moderno equilibrio multicultural. Se decía que no tardarían es prohibirse en aras de la convivencia.

Llegó la noticia al sombrío desván donde el nacimiento pasó varios lustros y quiso escapar por si era la última salida aunque no fuera a lucir en escaparates tan destacados como antaño.

Pese al sumo cuidado en el manejo, notaron los vaivenes de bajar y subir escaleras,  y por el ruido y el bamboleo se percataron de que viajaban en un maletero. Estaban inquietas porque no siempre termina bien una excursión así. Además era un viaje nocturno y no tenían ni idea de la estación de destino.

Sus temores resultaron infundados. Algunos de aquellos niños que armaron el belén en  casas ya demolidas, abrieron la caja, sacaron las figuritas y levantaron un nacimiento en una moderna y funcional oficina del ferrocarril para pasmo y regocijo de los circunstanciales ocupantes, que celebraron la sorpresa brindando y cantando unos villancicos.


Las tan largo tiempo arrinconadas figuritas del belén volvían a ser testigos y protagonistas

2016/12/21

VALIÓ LA PENA, de Jorge Dezcallar

Los libros de memorias no están entre tus géneros favoritos, pero una amigo que cree que solamente lees libros izquierdosos te invitó a leer las memorias de este veterano diplomático, que tampoco te parece un significado derechista.

Este libro de memorias, como este blog, cuenta la parte que el autor considera más noble o defendible de sí mismo, y si no puede pasar por alto algún hecho o alguna vivencia de la que el escribidor no se sienta especialmente orgulloso, echa una lámina sonriente de justificaciones a su dudoso proceder. Eso crees que hace Dezcallar con su libro. El diplomático pasó por muchos e importantes destinos: Marruecos, Estados Unidos, Naciones Unidas, el Vaticano, aunque previamente se fogueó en otros de menor brillo.

Fuera ya de la actividad diplomática, ocupó el cargo de director del Centro Nacional de Inteligencia durante los atentados del 11-M, esos atentados que los espías no pudieron o supieron prever ni prevenir. Dezcallar da a entender que se encontró un servicio inconexo en vista de la existencia de espionajes independientes en la Guardia Civil, en la Policía, en el Ejército y hasta en las Policías autonómicas, y que su empeño fue avanzar hacia la unificación, pero no llegó a tiempo de atajar el 11-M. Por cierto, descarta totalmente la teoría de la conspiración.

Por lo demás, aun a base de anécdotas retrata a la diplomacia con su altura y sus miserias, como cuando se pelean por un mobiliario o unos metros de despacho, tal como sucede en cualquier ente al uso.

Resultan  interesantes sus opiniones sobre muchas cuestiones de actualidad: el error de aceptar sin más el multiculturalismo; el avance demográfico de las minorías que pueden acabar en mayoría; la novedosa traducción de 'tierra por paz', que normalmente lees como 'paz por territorios', y tierra y territorio no te parece exactamente lo mismo, uno remite al terruño productivo, otro a la extensión política; retrata a todos los presidentes con los que trabajó y traslada más o menos la opinión que tenemos quienes nunca llegamos a tratar con ellos.

2016/12/17

AMENAZAS INTOXICANTES

http://www.elmundo.es/espana/2016/12/15/5852d637e5fdea574f8b45c1.html

Lees en variados medios de comunicación algo sobre amenazas entre algunos miembros de Podemos y solamente se te ocurre pensar que se trata de una intoxicación de la prensa derechista, es decir, de la prensa. Efectivamente, la gente de Confluencias y Mareas no pueden sentirse amenazados por nadie porque a ellos no los amenaza ni Dios.

¿Amenazas a mí? Vamos, anda. Eso son enredos burgueses para pasar el rato y evitar ir derechito al fondo del asunto. Para el avance radical hacia la liberacion, el Derecho sólo es una rémora;  las amenazas y otros ejercicios verbales similares, una obsoleta mariconada.

Las disputas no se resuelven utilizando latosos procedimientos sino en la calle, en expeditivas asambleas. Además, palabras pocas, que son un laberinto que dificulta el ejercicio inmediato de la acción.

Por eso crees que estás ante una intoxicación, porque no te imaginas al personal de Podemos preocupado por querellas e inútiles cosas fútiles.