2014/12/31

MÁXIMO

Está feo autocitarse pero alguna vez hay que hacerlo. En este caso para recordar al humorista Máximo, recientemente fallecido.


Después de aquella entrada, cuando un ABC caía en tus manos buscabas siempre la viñeta de Máximo, pero no siempre la encontrabas quizá porque no publicaba a diario o quizá por problemas de salud.

Alternando estos días con un amigo, al que sabes conocedor de los entresijos de EL PAÍS por suscriptor y voraz lector, volvías a preguntarle/te por los motivos que hubieran llevado a Máximo a cambiar de medio. Este paisólogo apuntaba que seguramente por la serie de viñetas que periódicamente publicaba bajo el rótulo de Diario Regio. Te sorprende por las connotaciones monárquicas de ABC, pero será.


Lo cierto es que, contra lo que ocurre con otros tránsfugas (le queda mal a Máximo este apelativo peyorativo), de Máximo solamente se oyeron elogios, mayores si cabe en el entorno de su periódico de procedencia, que ante otras muertes oculta la noticia bajo un manto de silencio.

2014/12/22

ESTRELLAS DE LA NAVIDAD (Cuento de Navidad)

Homenaje atrevido a William Faulkner

Siempre empiezan por mí. Tardaré casi un año en contemplar desde lo alto las típicas películas de Navidad, en presidir la cena de Nochebuena, en pasar a oscuras las noches cuando el último en acostarse accione el interruptor y cesen mis destellos policromados e intermitentes. 

Se oyen pasos. Alguien se acerca. Meten la llave. Abren la puerta metálica, que arrastra desde siempre. Encienden la luz. No recuerdan que estoy en la caja grande de Hipercor. No, esa no es. Ahora me cogen, me balancean, me giran, me posan en el suelo.

Colocaron ya la caja vacía al pie del árbol. Pronto estaré dentro. Este año cambiaron la bolsa de plástico. Ahora es amarilla, del supermercado próximo. Es una bolsa nueva. Pasé lustros en una muy ajada y descolorida. Ya me metieron. Junto a mí depositan con sumo cuidado la bola rosa de arandela metálica, la superviviente de la serie.

Me llevan en brazos con dificultad. Cierran la puerta. Estoy subiendo en el ascensor. Llegamos. Me dejan en el parqué del salón. Está caliente. Seguro que pasan por debajo los tubos de la calefacción.

En el último trasiego se rompió la hermana inseparable de tantos años. También llega la verde jaspeada de ocres. ¡Cuidado, que chocamos! Uf, libramos. Nos separaron de las tiras de peines de papel metalizado, también de las guirnaldas y de las luces. Desde siempre formábamos un revoltijo indescifrable.

Aunque la mesa auxiliar estrena ubicación creo que me situaré encima. Estoy más esquinado, más discreto, pero me gusta el rincón, junto al árbol, con quien tantos meses paso en la oscuridad y casi siempre en el más absoluto silencio.

En este invierno ya no colgaron tarjetas de originales dibujos y escenas. Sin embargo, los más jóvenes tuvieron una idea novedosa: imprimieron los correos y los guasap y los situaron en las ramas al modo de las antiguas postales navideñas.

Dicen que está prohibido coger musgo, pero veo que lo volvieron a conseguir. Entre la mesa y el musgo colocaron una lámina muy fina de madera, que alarga la vida de la planta. ¡Buena idea!, así se puede reinjertar en el campo dentro de unas semanas. El río de plata corre en dirección contraria a otros años. ¡Está bien, era muy monótono siempre igual!

Acaban de entrar las cajinas de obsequios, las manzaninas, los lacinos, todo colocado y en orden. Nos despedimos del árbol, el mismo árbol de siempre, que volverá furtivamente a ser plantado en el bosque. El año que viene volveremos a ver un carrasco milagrosamente joven.

El castillo de Herodes cambió de posición, lo veo perfectamente desde encima del portal, también me fijo en un camello nuevo, que sustituyó al accidentado en la última Navidad, los reyes siguen con sus barbas. A todos oriento desde mi posición privilegiada. El molino ya no lleva agua, pero el herrero machaca mecánicamente en la fragua.

Me cierran, me envuelven bien para que no entre el polvo. No respiro. Estoy bajando en el ascensor. Llego al trastero.

En el fondo del establo se guarecen el buey y la mula. Junto a la cuna, María y  José.

Me dejan en la balda. Cierran con llave. Se oyen pasos. Se alejan.  Acabó la Navidad.

Colocan con primor entre algodones al Niño Jesús. Comienza la Navidad.




2014/12/15

EL TIMO DE PALOMA SAN BASILIO

Hace tiempo se anunció un concierto de Paloma San Basilio en la Laboral de Gijón. Sin que te chifle, te gusta Paloma, estilosa, pelín sofisticada, canta y se mueve bien por el escenario y por eso te inclinaste por el sí, además de acompañar a tu mujer y tu hija.

Es cierto que el público aplaudió y no exteriorizó ningún gesto de descontento, pero lo que se oyó a la salida fue que aquello había sido un timo porque el concierto corrió en realidad a cargo de los niños del coro, que lo hicieron mucho mejor, en tu opinión y en la de alguno más, de lo que Cuca Alonso, la periodista rosa de La Nueva España, reflejó en su crónica de sociedad.



El timo se comprueba en la propia entrada, que no anuncia a los chicos del coro con Paloma sino a Paloma con los Chicos. En las legras grandes va Paloma.

En las primeras canciones Paloma estuvo insegura, no llegaba, realmente desafortunada, luego se fue afianzando. Por cierto, los chicos del Coro lo bordaron en alguna canción polifónica (dice Cuca que a una sola voz ¿estuvo en las butacas o se quedó por la trastienda?), aunque los de tu coro en excedencia, el Reconquista, incluyen en su repertorio bastantes temas de los interpretados ese sábado y no desmerecerían en absoluto.

A partir de ahora, Paloma será la del timo de la Laboral.



2014/12/14

RECIBIÓ LOS SANTOS SACRAMENTOS Y LA BENDICIÓN…

(Otra de esquelas)

La práctica totalidad de las esquelas incluyen la mención de que el finado recibió los santos sacramentos y la bendición  de su santidad. No siempre fue así.

En los primeros años del siglo XIX no había periódicos donde publicar las esquelas de los difuntos de Puente de los Fierros. Si se anunciaban de viva voz, supliría el aviso la anotación de sacerdote en los libros parroquiales, que se ocupaba más de la realidad que de los formalismos estilísticos. Loa aficionados a los legajos agradecemos, llegado el caso, la crudeza.

Es lo que se lee en las observaciones referidas a algunos enterramientos.

- Julián García en 1812: "Cayó de una pared. No recibió sacramento alguno porque muy luego del golpe le sobrevino la muerte por habérselo rompido (a lo que parece) los intestinos”.

- Francisco Montero en 1813: “Enfermedad natural. No pudo recibir los sacramentos por haberle dementado una fiebre fuerte y sin intermisión que a pocos días le acabó la vida, que ha tenido siempre inocente en el común concepto”.

- Francisca de Celis en 1815: "Flujo fuerte de sangre de un parto. Aunque me se llamó para confesarla fue tan tarde, que ya había expirado”.

-  Josefa Requejo en 1816: “"Enfermedad y muerte repentina. Tiempo había estado enferma y los demésticos se disculpaban de este descuido con decir que pocos minutos antes de su fallecimiento no indicaba el menor peligro ni tener más novedad que en muchos días anteriores.”


Hoy día se agradece encontrar algunas esquelas prudentes al no incluir cláusulas de estilo que darían que hablar.



2014/12/13

UNA ESQUELA QUE NO QUERRÍAS PARA TI

Exactamente, una esquela así no la querrías ni dentro de veinticinco años ni dentro de uno. Aspiras a que tu descendencia tenga un buen recuerdo de ti, pero no a que pasados veinticinco años del fallecimiento sigan desconsolados.

Pocos desconsolados se encuentran hoy en las esquelas, y no es solo una moda. Seguramente la tristeza ante la muerte es hoy menor que hace medio siglo. Influiría el luto, que anima a la postración; también las estrecheces económicas, que añadían tragedia económica al dolor sentimental. Hablamos del desconsuelo del primer día.


Ante esquelas así algún trasfondo tiene que haber pero ¿quién lo pone negro sobre blanco?

2014/12/11

EL PRIMER PROTOTIPO

Leyendo la portada del periódico líder (no el segundo líder sino el primero), mientras tomabas una botella de sidra y un pincho de picadillo en el Fontán, tras tiempo de pertinaz lluvia disuasoria, tuviste que dar la razón a Arturo Pérez-Reverte, que tan antipático te resulta por su iracundia con frecuencia injustificada y refractaria al arrepentimiento, cuando asegura con su verbo tonante que el Estado abandonó a la RAE. Crees entender que con unos presupuestos más generosos, la Academia hará de parapeto contra el avance de las lenguas ibéricas separatistas, es más, pasaremos al contraataque hasta vencer al parlante díscolo.

Si de bilogía hablamos te cuesta creer en un segundo protozoo, o en un segundo protagonista si pensamos en el chavalín de la película, o en un segundo protomártir asturiano después de San Melchor. Por lo mismo no te imaginas que haya un colista penúltimo, ni que después del postrer adiós quepa nueva despedida.

Visto el titular, parece concebible un segundo prototipo ya que este de Gijón es el primero. Lógico, porque en Gijón siempre fueron muy gijonudos, quizá este segundo prototipo corresponda a Oviedo, segunda en población y en el escalafón futbolero.

Por lo menos aprovechaste para ilustrarte acerca de la curiosa etimología de del prefijo proto- : del griego antiguo πρωτο- (proto-), forma combinatoria de πρτος (prõtos), "primero"a su vez superlativo de πρό (pró), "antes", del protoindoeuroepeo *perə, "frente".

Con Arturo Pérez-Reverte, de frente sobre el hombro con la RAE por proto-bandera.




2014/12/09

LOS NECESARIOS RELEVOS

Debatías en una agradable velada con unos amigos de Galicia (pero no gallegos) acerca de la dificultad de mantener la independencia cuando se conoce a tanta gente. Hay que estar dotado de una gran fortaleza moral y mental para mantener el tipo y no dejarse influir por las circunstancias de amigos y conocidos, eso dando por supuesto que la corrupción está en una fase superior, pero pasitos hacia la corrupción hay muchos y a veces imperceptibles.

Estás convencido. No es bueno permanecer mucho tiempo en cualquier puesto. Se acostumbra uno a comprender lo que no hay que comprender, a compadecerse de que lo que no merece dos compasiones, quizá solamente una.

Por eso te gustan las declaraciones del juez asturiano Moreno-Luque, que encabeza el tribunal canario que en breve dictará sentencia sobre las prospecciones petrolíferas en Canarias. En tus tiempos de estudiante, corrían rumores sobre el pasado político de los Moreno-Luque. Si somos republicanos, lo que hayan hecho los padres, allá ellos.


En definitiva, estás de acuerdo con las declaraciones de Moreno-Luque, eso sí, hace falta valor para llevarlas a cabo en todos los escalones de responsabilidad.

ARROPAR

Te gusta el verbo, máxime en este tiempo frío y desapacible. Procurarás utilizarlo si te ves en la situación de la Consejera salvando las distancias.

¿Qué malo puede haber en arropar, en acercar una manta al desvalido que, acurrucado en el suelo, te mira tiritando de frío, incluso echarse junto a él en una esquina, compartir la prenda y darse mutuamente calor? Se acerca la Navidad y lo contrario sería de desalmados.

Rebuscando maliciosamente en el diccionario, para arropar se encuentran otros significados: abrigar, tapar, proteger, amparar.

Tapar. Feo asunto si arropar es sinónimos de tapar, aunque sea una vez, sin querer y de refilón.

¿Defendió Lendoiro a los ultras en la misa por el ultra calavera y calaverado? ¿o simplemente los arropó evangélicamente como la Consejera a los ganaderos? No te parece que Lendoiro estuviera tapando lo que ya estaba descubierto. Pues por arropar quedó excluido de sus funciones en la Liga de Fútbol Profesional. Decían que tenía que haberse conformado con mostrar sus condolencias en privado.

Volvamos a la Consejera y al Principado. Dicen que los ganaderos no son un colectivo defraudador. Por exclusión se conoce que alguno sí lo es ¿los constructores, los fontaneros, los mineros, los ferroviarios, los comerciantes?


Defraudador defraudador no será ningún colectivo de nacimiento, pero la costumbre de ayudas públicas (¡legítimas, eso sí!), es un caldo de cultivo favorable que acaba necesitando arropamientos.

2014/12/01

SUPUESTAMENTE

Supuestamente no existe en el diccionario, aunque bien es verdad que tampoco se recogen, salvo excepciones, los adverbios terminados en –mente. No está recogido, pero cuando lees supuestamente sacas la conclusión de que el emisor desconfía de una versión y que alguien miente. Ejemplo: el autobús salió tarde porque supuestamente se durmió el conductor. Se da a entender que de eso nada, que no se durmió, que el motivo es otro más inconfesable.

Este domingo, en LNE, no en la sección de cartas al director, donde tiene acceso cualquiera, sino en la más selecta y selectiva de Tribuna, dan cancha a un médico para opinar de ferrocarriles y trenes.

Por tu tarea profesional tienes que transmitir internamente quejas externas, pero si quieres hacerlas creíbles y útiles las afeitas, las maquillas y les quitas esas gotas de bilis o de simple falsedad que irritan y predisponen en contra al receptor final, al que tiene que tomar medidas para las rectificaciones que sea menester.

Si lees que un retraso es debido supuestamente a las obras del AVE, entiendes que el autor está diciendo que eso es falso, que se deben a otro motivo inconfesable.

Si lees que ir sentado en sentido contrario a la marcha origina una “auténtica tortura”, te tientas la ropa meditando sobre el significado de las palabras auténtica y tortura.

Si lees que llega con treinta minutos de retraso a Chamartín “sin parada o incidencia alguna que lo justificara” te ahorras el comentario porque motivos siempre hay.

Si lees que todos los semáforos del Pajares estaban en ámbar, lo más suave es decir que es imposible y falso de toda falsedad, y que es de pésimo gusto traer a colación el accidente de Santiago.

Se habla al final de un “verdadero calvario”. Verdadero y calvario.

Tienes leído otros artículos de mayor precisión de este médico, pero cuando se dedica a sus zapatos.


(Del pie de foto no echas la culpa al galeno).

2014/11/28

PRESENTACIÓN DE LIBRO

Acudes a la presentación en la biblioteca del Fontán de No encuentro mi cara en el espejo, la nueva novela de Fulgencio Argüelles, introducido por Ángeles Caso.

Fue hace unas horas pero no recuerdas en qué consistió la introducción a cargo de Ángeles Caso, quizá que le hizo la primera entrevista en Radio Nacional hace veintidós años y que, pese a no tener una amistad especial, se avino a desplazarse desde Madrid para realizar la presentación.

Fulgencio leyó su parte para que no se le olvidara nada y porque, aseguró, se ganaba en brevedad. Sus palabras, no muy extensas, fueron un lamento por la progresiva caída de las Humanidades en los programas de estudio. Después los dos novelistas actualizaron para la ocasión aquella lejana entrevista al trazar unas pinceladas sobre el proceso de creación de una novela, de la búsqueda y configuración de los personajes, de la inspiración o de la curiosa elección de los nombres. Fulgencio elige esos nombres tan extraños porque no quiere que le recuerden a alguien. Contó la anécdota de cómo si en los pueblos hay un tonto (huyamos de la corrección política) ese nombre no se pone a nadie a partir de ese momento. Y buscó el ejemplo del tonto de Cenera, que no vas a reproducir porque, una casualidad, lo asocias a otra persona entrañable desaparecida hace varios años.

Destaca también que escribe pensando en la sonoridad y en una posible lectura en voz alta. Por cierto, Ángeles Caso se atrevió a declamar la última página. No desveló nada pero su dicción fue extraordinaria, revalorizando las palabras de Fulgencio.

Fulgencio, como lector, abre los buenos libros por cualquier página sin preocuparse del hilo argumental y aspira a recibir ese mismo trato de sus lectores. También relee porque de cada relectura extrae nuevas sensaciones. Doce veces habrá leído Pedro Páramo, de Rulfo. Tomas nota.

Aquí te acoplas a la idea de la relectura. Esos días estás volviendo a El ruido y la furia, de Faulkner, ahora después de haberte documentado acerca de los entresijos de la novela, sus personajes, las relaciones entre ellos y la cronología. Con esa introducción la lectura es un placer, por contraposición al doloroso parto de la primera vez.

Precisamente acabas de pasar por un párrafo que te pasó inadvertido hace unos meses.

Había una rana agazapada en medio del sendero de ladrillos. Caddy pasó sobre ella de un salto y tiró de mí.

“Vamos, Maury”, dijo. Se quedó agazapada hasta que Jason le dio con el dedo del pie.

“Le saldrá una verruga”, dijo Versh. La rana se alejó saltando.

En la antojana de la casa de tu madre hay una zona de ladrillos donde nadie se puede apoyar ni colocar nada encima. ¿Por qué? Preguntaste un día a tu madre. Porque una vez se posó ahí un sapo.

¿Cuánto hace de eso? Mucho, pero desde entonces esos centímetros cuadrados quedaron virtualmente acordonados para siempre.


Segundas lecturas que traen estas asociaciones de ideas.

***

Cierto. También se dijo esto otro.

http://www.elcomercio.es/culturas/libros/201411/28/alegato-contra-intransigencia-20141128012229-v.html


2014/11/26

ANTÓN CARABINA (ó ANTÓN CAROLINA)

En muchas ocasiones oíste cantar con absoluta normalidad y sin sobresaltos al coro de los más pequeños la canción “Antón Carabina”, más conocido en otras latitudes como Antón Carolina.

Antón Carabi-na-na,   mató a su mujer-jer-jer,
la metió en un saco-co-co y la llevó a moler-ler-ler
y el molinero dijo-jo-jo, esto no es harina-na-na
esto es la mujer-jer-jer de Antón Caarlbna-na-na

Una vez al año, el día en el que se abomina especialmente de la violencia de género, piensas en los efectos de la canción, en cómo se coló en ti (de adulto) y en conocidas y queridas mentes infantiles, y piensas si al iniciarse los niños balbucientes en el mundo musical precisamente con esa canción, puede influir en un 0,01 por ciento en hacer más violentos a los hombres y más sumisas a las mujeres.

Al hilo de este tipo de canciones encuentras los siguientes comentarios en una publicación del Ayuntamiento de Valencia sobre letras de trasfondo machista:

María Luisa Cunillera opina que estas son producciones terriblemente machistas que perpetúan la violencia contra las mujeres de forma perversa por el hecho de tratarse como un juego. Es muy importante que desde el colegio, la familia y sociedad se corte esta cadena. Hay quien defiende esta cultura popular como un tesoro cultural pero hay muchas nuestras populares que no tienen este componente de violencia”. Cunillera considera que estas muestras populares o juegos deben ir acompañadas de un comentario crítico de la persona adulta que haga ver a niños, niñas y adolescentes que esta violencia no puede existir.

Por otra parte Ripoll considera que no tiene que ser un problema que actualmente un niño/a/joven cante este tipo de canción. “Debe ser una buena oportunidad para reflexionar sobre qué explica y qué opinión tenemos sobre la violencia de género. El choque cultural que puede suponer a un niño/niña/joven darse cuenta de lo que dice cuando juega, canta, tararea, baila… puede ser una buena forma de reflexionar sobre las propias acciones y valores”.

En fin, quizá un comité de ética tenga que dar de paso los repertorios de los coros infantiles, no vaya a incubar por esta vía el virus de la violencia de género.


Posiblemente cueste reconocer que llevas equivocado toda la vida considerando normales cosas que no lo son, y no te refieres a matar sino a cantar canciones que se convirtieron en  políticamente incorrectas.

2014/11/23

El GOBIERNO DE LAS EMOCIONES, de Victoria Camps

Terminaste el libro. Sería suficiente con leer las primeras páginas, donde queda enunciada la idea central, que ya recogiste de pasada en alguna entrada anterior. Podría resumirse con alguna frase literal: ¿Por qué el conocimiento del bien no nos hace buenas personas. No basta conocer el bien, éste debe preocuparnos, interesarnos, emocionarnos, para que la voluntad lo quiera sin titubeos. Otra frase: La ética o la moral deben entenderse no solo como la realización de unas cuantas acciones buenas, sino como la formación de un alma sensible.

Normalmente estamos acostumbrados a considerar dos compartimentos estancos el mundo de la razón y el de las emociones. No es así: las emociones por sí solas no razonan; las razones contribuyen a modificarlas y reconducirlas. Hay numerosas aplicaciones prácticas: Enfadarse, en principio, es un sentimiento natural. Lo que hay que aprender es a enfadarse por lo que merece la pena. Curiosa la anécdota que relata de Platón que, ante la tesitura de tener que castigar a un esclavo, le dijo a Espeusipo: Azótame a ese esclavo, porque yo estoy enfadado.

Se trata, en definitiva, de que el bien y los deseos coincidan hasta el punto de que no haya diferencia entre ambos.

A partir de ahí critica la tergiversación y el abuso reciente de la zona emocional del género humano a raíz del éxito de La inteligencia emocional, de Daniel Goleman, utilizado hasta el hartazgo en el barniz de de-formación empresarial en los últimos veinte años. Esto es opinión tuya, pero crees intuirla en el libro de la Camps.

El libro da un repaso a cómo la filosofía trató el mundo emocional a través de la historia. Sorprende, por ejemplo, que se equiparen las aristotélicas pasiones a las actuales emociones, que las facultades se equiparen a las condiciones neurofisiológicas, o que las vetustas virtudes equivalgan a las tradicionales actitudes. No lo habías pensado, está bien actualizar el lenguaje y las traducciones, pero no sabes si en la aproximación se pierde la esencia. 

A lo largo de diversos capítulos te quedas con una serie de ideas con las que estás de acuerdo, y ningún mérito tiene que ya las pensaras tú porque son de sentido común.

Por ejemplo, aprovecha para dar un repaso al decaimiento de la educación por desconocer la asimetría entre alumnos, profesores y padres. .

Otro ejemplo: fustiga la equiparación entre tristeza y depresión, medicalizada  esta para sustraerla a la responsabilidad individual. La confusión crece a falta de criterios derivados de algo que solo puede llamarse sentido común. Mengua la capacidad del individuo de gobernar su propia vida ante la sensación generalizada de que instancias externas gobiernan nuestra vida, limitando nuestra capacidad de reacción y decisión hasta llegar al convencimiento de que nada tiene arreglo.

Critica la exagerada autonomía de que goza hoy la psicología, que desgajándose de la filosofía, acabó ganándola en aceptación, seguramente porque la psicología es una ciencia más próxima al hombre que la filosofía. La educación de las emociones no puede ser una cuestión solo psicológica; es, sobre todo, una cuestión moral. Las escuelas han sido dotadas de terapeutas que atienden a los alumnos con problemas mientras nadie sabe qué hay que hacer para educar a ciudadanos. Parecida función desempeñan el coach, y que te perdonen los amigos que dedican a ello.

Uno de los problemas centrales de la filosofía, desde luego de la filosofía del derecho es el paso del ser al deber ser, es decir, por qué lo que es debe ser. Avanza que El puente que enlaza el ser y el deber ser es el sentimiento de agrado hacia el deber ser o hacia la virtud, es decir hay que convertir lo bueno en agradable.


Un guiño y una justificación de la relación entre el bien, la ética y las artes, una apelación a la estética: una buena película enseña lo que es el mal o el bien con más vigor y poder de persuasión que un tratado filosófico o una prédica moral. 

FECHORÍA DE AUTOR DESCONOCIDO, DE MOMENTO

No te hacen demasiada gracia los perros, lo apuntaste al hablar de Excalibur y en cuanto tienes ocasión, pero tampoco te estorban si se comportan sus dueños. No es óbice para que estés contra el maltrato animal, concretamente contra el o los autores de la fechoría cometida hace unos días sobre un perro que apareció ahorcado en las proximidades de Casorvía/Casorvida, donde tienes varios conocidos.

De momento no sabes quien o quienes son. Te gustaría saberlo aunque no se pueda probar ante la autoridad competente, judicial por supuesto.

Mejor opinar y escribir sin conocer al autor, así estás más libre de ataduras mentales. De conocer su filiación, seguramente aplicarías una inmerecida autocensura que casi siempre encuentra una disculpa o una comprensión para los de la bandería propia.


Nunca le caerá una pena demasiado onerosa ni duradera. Merecería, sin embargo, un vitalicio reproche social.

2014/11/21

JURISPRUDENCIA DE CHIGRE SOBRE VILLA

Para sentar jurisprudencia son necesarias dos sentencias que versen sobre el mismo ‘casus decidendi’. ¿Cuántas versiones habrá que escuchar para creer en algo que se oye?

Hace unos días un buen amigo que conoció bien los entresijos de UGT en épocas más difíciles, te contaba que Villa siempre fue un dictador y que así lo tenía conceptuado Emilio Barbón, el abogado de Laviana, santo laico que, todavía tú en el Seminario, fue invitado seguramente por el rector Fernández Conde a dar una charla sobre algún acto recién celebrado en el cementerio civil de Madrid, aunque este extremo no lO recuerdas bien.

En una escapada al Fontán, mientras te acompañabas de la botella de sidra y el pincho de picadillo, leías una columna del veterano Eugenio de Rioja que incidía nuevamente en el caso Villa refiriéndose en este caso a la chequera, que “un prestigioso histórico del PSOE y secretario de la UGT como Emilio Barbón condenó dichos instrumentos de poder de Villa para seguir siendo el cacique de Hunosa”. Fue neutralizado ascendiéndolo a magistrado como jurista de reconocido prestigio, que lo era.

En una mesa contigua a la tuya leía sus periódicos Xuan Cándano, el periodista que se las tuvo con Villa en los últimos tiempos, o desde siempre, pero trascendió ahora. Cuando lo ibas abordar, alguien se te anticipó.

Hace unos días, en otra sidrería (¡ay!) de las habituales tuyas departían discretamente Chema el Abogado (solo hay uno con ese nombre), activo socialista en otros tiempos, que compartía cojera con Barbón, y Gómez Fouz, ex boxeador que acusó de chivato a Villa en un libro nada creído que tildaste de panfleto. ¿Hablarían de lo mismo?


Nadie creyó nada, pero ahora ya hay jurisprudencia de la calle. Tarde ya, porque el mérito es ser clarividente a la primera.

2014/11/20

MEDIO COTILLA O A LO MEJOR NADA

En tu descargo puedes alegar, no que llevabas tres copas como Sabina, sino que ahora anochece muy pronto, pero lo cierto que te lo contaron ya de noche en un bar, con el sigilo y el tono de voz que se estilan para estas ocasiones.

Resulta que un compañero, un compañero con quien nunca comiste pan (com-panero) pero compañero de la misma compañía, acaba de arreglar los papeles para que su pareja de hecho, del mismo sexo, pueda disfrutar de los beneficios propios del cónyuges del ferroviario. Nada extraordinario, no es el primer caso.

Hay motivos para que no sea de dominio público, pero tú estás loco por cotillear, pero antes tienes que ir a un  diccionario de prestigio por si la gramática te salva . 

Cotilla: persona que procura enterarse de las cosas privadas de otros o contar cosas que afectan a otros. Quedas más tranquilo teniendo la definición a la vista. De momento, tú no preguntaste nada, te lo dijeron, pudiste haberte enterado sin querer. Podías haber tapado los oídos en cuanto se terminó de pronunciar la frase ¿sabes quién arregló los papeles? y decir: no quiero saberlo.  No, no lo procuraste. Estrictamente lo habrías procurado si hubieras preguntado ¿Será verdad eso que dicen que fulano...? Por si acaso, pides clemencia por el pecado pasivo.

El segundo componente del cotilla prometes no reunirlo para esta ocasión: no contarás el asunto.


Te va a costar. 

2014/11/11

ACAPARAR PIEDRA

Si te dicen que eres un acaparador, no te quedas muy conforme. Véase el María Moliner: adquirir y acumular cosas en más cantidad de la que se necesita para las necesidades ordinarias; por ejemplo, ante una amenaza de escasez, o para especular.

¿Es concebible un acaparador bueno? En la fábula de la cigarra y la hormiga, siempre quedó a imitar el comportamiento de la hormiga, que almacenaba alimentos para el invierno. ¿Era acaparadora? Te rechina el apelativo adjudicado a la prudente hormiga.

Una cosa es acopiar materiales por una amenaza de escasez y otra codiciarlo todo, por encima incluso de lo necesario para sí, en ese caso para revenderlo. ¡Qué feo queda especular! Por cierto, que ante una amenaza de escasez, el acumulador individual es un acaparador; sin embargo, si es el Estado o una institución pública quien acopia materiales por si vienen mal dadas en detrimento de otros estados o territorios, puede recibirse vítores, aplausos  y hasta votos.

Por eso te sorprende encontrar en un viejo legajo que nace la niña Sofía en Calzada del Coto (León) hija de Pablo y de Eleuteria, naturales de Paredes de Nava, de quienes en el apartado de la profesión se dice “dedicados a acaparar piedra para la vía”.


¿Pablo y Eleuteria eran prudentes o egoístas? ¿O había inquina entre los de Paredes y los de Calzada y por eso la autoridad registral les llamó acaparadores? Seguramente los cuquetos querrían ver a la pareja en el infierno, condenados, como Sísifo, a cargar cuesta arriba con una enorme piedra. Por acaparadores.

2014/11/10

SIN CULPA NI VERGÜENZA

Sientes repetirte en lo ya repetido, a saber:
-         Que en cualquier libro encuentras llamadas a asuntos de actualidad.
-         La asfixiante, preocupante y demoledora corrupción
-         El gobierno de las emociones, de Victoria Camps, pero es que hoy tocó este párrafo, que parece que lo andas buscando.


Que en las democracias liberales prolifere la corrupción y que ninguno de los corruptos se avergüence de serlo ni dé muestras de reconocer sus desvíos pone de relieve que algo falla en tales democracias. Falla el que no se consiga forjar el carácter ciudadano, un fallo que algo debe tener que ver con la desaparición de ciertas emociones sociales como la vergüenza o la culpa. 

2014/11/09

¿QUÉ EDUCACIÓN?

Por aquello de acostumbrar el oído a sonidos viejos sacas de la biblioteca un CD con unas Cantigas de Alfonso X el Sabio.

Desconoces el perfil de los usuarios de las bibliotecas públicas, ni si hay estadísticas al respecto; ignoras todavía más si existe algún estudio sobre qué clase de gente saca libros de poesía, películas de acción o música orquestal. Supones, pero es una suposición, que los usuarios de una biblioteca tienen una formación superior a quienes no las pisan, pero tampoco lo puedes afirmar rotundamente porque también habrá quien se pague el consumo cultural que le apetezca sin necesidad de leer libros sobados.

Te preguntas qué formación, qué educación, qué gustos o incluso qué genero de masoquismo padecen quienes tomaron en préstamo antes que tú las Cantigas de Alfonso X el Sabio. Te formulas estas preguntas porque el librito que a veces acompaña a este tipo de CD’s quedó desnudo, por decir que perdonaron la primera y la última hoja de la solapa para que no se notara. ¿Qué interés puede tener alguien en un folleto incompleto? ¿Qué formación tenía el interfecto? ¿Qué educación?

¿Garantiza algo la educación? ¿Qué es la educación? ¿Dónde se aprenden esos valores? 

A lo mejor hicieron bien, actúan en consonancia con la rapiña generalizada.


2014/11/06

PULSOS QUE SE ECHAN

Otras palabras de la familia pulso: repulsa, impulso, expulsión, compulsivo, propulsión, tómese la que guste.



2014/11/05

VILLA, CAMPELO, POSTIGO Y LAS CARAS

Ves algo de excesivo en la venganza de Campelo y otros, crecidos a raíz del escándalo de Fernández Villa al airear convites en los que dicen que a los postres se entona “Se va el caimán” a la misma puerta de la cuna del capo destronado. De momento tienen motivos. Cuando Campelo cayó en desgracia y fue investigado,  no otorgaste crédito a sus palabras, que tiraban por elevación hacia Villa al asegurar que se limitaba a cumplir órdenes. Por un simple análisis facial te decantaste por el carismático líder del SOMA. ¿Por qué? simplemente porque la cara de Villa era más de fiar.

No veías en la fiel tersa y roja, ni en la raya perfectamente perfilada ni en el pelo repeinado de Campelo el presagio de una buena persona, ni de alguien de fiar. Villa tenía algo de Stalin, la energía y la llaneza. Si algún pero le ponías eran las patadas al diccionario, pero eso cae entre tus repipis manías.

Postigo, el destituido Presidente del Montepío de la Minería, te parece más un botarate que un gestor. ¡Lo que puede anunciar o traicionar una cara!.


Eso lo ves ahora, antes eras el único ciego del universo, porque todo el mundo sabía de las fortunas ocultas.

SPINOZA Y LA ANALÍTICA

Fuiste con tu madre a realizar el anual análisis de azúcar en sangre en el ambulatorio comarcal que le corresponde.

Serían las nueve y media de la mañana y mientras el ATS pinchaba en el dedo para extraer unas gotas le preguntó si estaba en ayunas, a lo que ella respondió que claro. Y qué cómo estaba en ayunas. Pues porque para hacer una análisis siempre oyó que había que ir en ayunas. Pues no, mujer, porque si uno está en ayunas engaña el cuerpo y falsea los análisis, es como si los días anteriores se priva de comer para que los análisis salgan bien.

Tú, respetuoso con los profesionales, sean enfermeros, DUE, ATS o practicantes, que renuncias a comprender la distinción, no dijiste nada, no fuera a ocurrir que esa misma mañana se hubiera publicado algo novedoso que tú desconocías.

Finalizó más que bien la prueba y te quedó la duda de si el ayuno iba en serio o en broma. Tú y tu madre tendréis para decir: una vez, al hacer un análisis de azúcar en sangre, el ATS dijo….


Quizá el profesional tenía reciente, como tú, un párrafo de  Spinoza, y quiso llevarlo a la práctica: Lo real es perfecto por el hecho de ser real y querer vislumbrar grados de perfección es solo un modo de imaginar y, como tal, confuso y distorsionador de la realidad.

2014/10/31

COINCIDENCIAS

Muchas veces al leer un libro, un artículo de periódico o una revista, encuentras un párrafo y te dices: justamente eso mismo es lo que estaba pensando yo estos días. Y lo subrayas o lo recortas o lo grabas en algún dispositivo electrónico. Indudablemente en el conjunto de un periódico, o dos, o de quince o veinte páginas de un libro que puedes leer en un día de apuro, es fácil encontrar alguna idea, algún párrafo coincidente. Tampoco es demasiado mérito.  

Como estos días estás con la educación y la ética de las emociones, parece que todo te lleva hasta ahí, incluso unas declaraciones del filósofo Javier Gomá, que lees en el ABC mientras tomas la sidra del mediodía. Una vez más, declaraciones al hilo de la corrupción, materia justificadamente recurrente estos días.


La ley y las instituciones son muy importantes, establecen las reglas del juego, generan hábitos e impiden, materialmente algunas corrupciones, pero lo decisivo es la educación sentimental del corazón. Que la gente quiera lo buen aunque no tenga premio y repugne lo malo aunque no reciba castigo.

2014/10/29

AVISO PARA CORRUPTOS: EMOCIONARSE CON EL BIEN

Comenzaste a leer, simplemente porque estaba en la sección de novedades de la biblioteca, un libro de Victoria Camps, filósofa-ética: “El gobierno de las emociones”.

Esperas al final de sus páginas encontrar respuesta a algunos interrogantes: ¿los corruptos se reconocen como corruptos? ¿creen estar haciendo mal?  Si así fuera ¿por qué actúan de esa forma a sabiendas?


“La razón por sí misma no produce conductas buenas. Puede hacerlo, pero es difícil. Es preciso que el juicio recto actúe sobre la parte sensitiva y la moldee para que se acostumbre a desear lo bueno y no lo malo. El que padece akrasia o incontinencia moral carece de principios, o, de tenerlos, son puramente teóricos, no ha conseguido que los principios se asienten en sus sentimientos y se llevan a querer sistemáticamente lo conveniente y lo justo. No basta conocer el bien, éste debe preocuparnos, interesarnos, emocionarnos, para que la voluntad lo quiera sin titubeos. Constituir la ética sobre la base del conocimiento ha sido un error ende la mayoría de las teorías de la moral.”

2014/10/27

SUPERFICIAL

El día de la entrega de los Premios Príncipe de Asturias cogiste un día para dedicarte a asuntos domésticos y,  mientras tu madre daba el último toque a la insustituible tortilla (ese día con pimientos),  conectaste con la televisión autonómica, que emitía breves entrevistas en directo desde el Hotel Reconquista.

Al llegar el turno de Javier Fernández, el presidente autonómico, le preguntaron de qué habló con el rey el día anterior cuando coincidieron en el palco para el tradicional concierto del Auditorio. Javier Fernández dijo que había sido una entrevista superficial, y aunque intentó rectificar no se le ocurrió de momento ninguna alternativa, de manera que así habrá sido.
 
Acto seguido entrevistaron a Álvarez-Cascos. Le preguntaron qué personaje de entre los premiados destacaba. Sin dudarlo aseguró que Frank Gehry porque había puesto en su lugar a La Nueva España por formularle una pregunta impertinente.



Impertinente, y de hábiles reflejos, fue la reacción de Cascos. La fijación que tiene contra La Nueva España, y viceversa, le lleva a destacar lo colateral, lo superficial, coincidiendo de esta forma con las apreciaciones del presidente.

2014/10/25

RUIDO, FURIA, FAULKNER, SARDINILLAS Y QUESO DE CABRA.

No le parecería mal a Faulkner esta extraña combinación de su ruido con unas sardinillas, su furia con un queso de cabra, envuelto en pasta hojaldrada mientras departes con tu señora tomando una botella de sidra en la calle Gascona.

¿A cuento de qué esta extraña mezcolanza?

Un hostelero vecino que os trata a cuerpo de rey, os obsequió con una empanadilla a ti y a su señora para mejorar la digestión de la sidra. De qué es, te preguntó ella, de vegetal, dijiste tú, y no profundizasteis más, os gustó, preguntó T., sí pero de qué era, de sardinillas y queso de cabra, dijo T., no nos dimos cuenta, partió otra y probó él pero sólo una pizca del relleno, aquí está la sardinilla, y os la puso en el plato, ahora la probasteis con mimo y quedó claro lo de la sardinilla, quizá hiciera falta una tercera cata para llegar al queso de cabra.

Antes del paseo matutino al Fontán terminaste las últimas páginas de El ruido y la furia”,de Faulkner. Según ibas pasando las páginas aumentaba el doble interés, por una parte entender la trama, por otra averiguar en qué quedaban el amor incestuoso y el sadismo anunciados en la contraportada. No hubo éxito. Llegaste al final sin saber quienes eran los negros y los blancos y a veces hasta dudaste del sexo de algunos, no digamos de edades, tiempos y lugares.

No serás quien critique a un autor o su obra por no entenderlos. Hoy no se concibe el salón de ninguna casa con pintura fotográfica, ni necesariamente las novelas tienen que describir lineal y cronológicamente los acontecimientos, en el cine se intercambian realidades y sueños con naturalidad.


Para dar con el sabor de la empanadilla necesitaste una segunda prueba y una introducción técnica; quizá El ruido y la furia  requieran un segundo intento. Veremos qué dice la Wikipedia.

***
No andabas del todo descaminado.

http://es.wikipedia.org/wiki/El_ruido_y_la_furia
A lo mejor te animas a una relectura. 


2014/10/24

CON LOS PREMIOS PRÍNCIPE APARCANDO LOS PRINCIPIOS.

Si el alcalde de Ribadeo, del BNG, no rechazó el encuentro con el famoso joven Nicolás porque podía caer algo favorable para el pueblo, no serás tú quien deseche los efectos beneficiosos de los Premios Príncipe de Asturias, que animan la vida ovetense estos días. Al menos psicológicamente.

De camino hacia El Fontán se oye el murmullo desde la zona del estanque del Campo San Francisco, muy concurrido con gente menuda posando junto a una gran Mafalda, aprovechando que Quino está estos días en Oviedo para recibir uno de los premios.

Antes, encontraste recortes de Mafalda en la fotocopiadora, de padres afanados en apoyar a sus hijos en las labores escolares encargadas para la ocasión.

Cerca de la Escandalera se oye música de gaita en algún sitio. Xente de Uviéu tambor y gaita, bueno, más vale reír que llorar. Cuando tomas asiento junto a la botella de sidra, en la mesa de al lado un grupo de gente está ilusionada en conocer a la periodista congoleña premiada con el Premio de la Concordia.

Gracias a los premios, los que vivimos en Asturias tenemos la oportunidad casi de palpar a los premiados, de asistir a sus conferencias, de leer sus publicaciones, de conocer su vida.

De paso, contra reloj, a trancas y barrancas, se parchean algunos baches, se renuevan o fijan baldosas, se da una capa de barniz. Pero se repara. Algo sacarán de provecho los barnizadores.

¿Que esto que escribes y sientes hoy, porque te embaucaron la música y el colorido, está en contradicción con algo que escribiste no ha mucho? Seguramente. ¿Dónde quedan tus principios republicanos aprovechando las migajas de la monarquía? También.


"No tengas en cuenta, Señor, mis pecados, cuando me llames a tu presencia".


Eres débil y dubitativo, por eso bautizaste así este cuaderno de bitácora. 


2014/10/23

DESARMANDO EL DESARME

Las tradiciones empiezan algún día, y algún día comienzan a cambiar y no por eso pierden el nombre de tradiciones. ¿Cuándo comenzó el desarme? Da lo mismo, pero sirve de disculpa para que alrededor de cada 19 de octubre se hable en Oviedo del desarme, de su origen, de las tropas francesas, de los milicianos armados y desarmados con cada cambio de gobierno decimonónico y, sobre todo, se disfrute del sabroso menú compuesto por… Bueno, eso depende.

¿Quién sabe si a partir de ahora se impone como plato de bienvenida el marisco de batea, los tacos de lomo al ajillo para los escrupulosos de los callos originarios (se supone), y una copa de brut?

Hace años que la fecha del 19 de octubre quedó estrecha (por estricta). Es hora de actualizar también el menú.


Te declaras amante de las tradiciones pero ¿qué tradición no cambia?
(Este fue más clásico)

2014/10/20

VOTA USO

Alarmados todos por el excesivo número de sindicalistas que viven a costa de las empresas y del erario público, no sabíamos que existe un sindicato, la histórica Unión Sindical Obrera, USO, que se solidariza con el principio de la austeridad y propugna la reducción de delegados sindicales, al menos en HUNOSA: que pasen de 68 a 23.


Andábamos detrás de un sindicato responsable y lo teníamos aquí pero se le oye tan poco que desconocíamos esta importante línea estratégica.  Ahora ya no hay duda. El principio es que no debería haber representación sindical, pero si hubiera que aceptarlo como mal menor, nada de elegir entre la casta de izquierdas, que se sabe la leche que dan y qué hacen con el dinero de la formación, de los Montepíos de las Minerías, de los carbones de importación; que además utilizan las horas sindicales para liberarse del trabajo, vaguear, llevar a los niños al colegio e intrigar desde puestos orgánicos de sindicatos de clase (con poca clase) y correas de transmisión.

Entrando en la noticia resulta que con el sistema electoral actual, con votaciones por pozos o centros de trabajo, USO no tenía representación en la actualidad y la tuvo muy exigua en mandatos electorales anteriores, pero calcula que si se aplica el distrito único, obtendría representantes.


¡Ah, era eso! Pero no seas mal pensado. Si, con esta nueva fórmula, logra los apetecidos delegados, se verá cómo se ejerce una defensa sensata de los intereses de los trabajadores. Habrá que estar atento.

2014/10/18

RITONA

Revolviendo unos legajos encuentras una partida de nacimiento del primer cuarto de siglo. En la nota marginal, que en esta ocasión hace de resumen, lees que el recién nacido es hijo natural de Ritona.

Preguntas a quienes pueden recordar a la aludida si era conocida de esa forma y no les suena pero ya no queda mucha gente que pueda recordar el detalle, sí que tenia “mala nota”, madre soltera en aquellos tiempos. Casi seguro que la tenía para el cura porque no son habituales ese tipo de observaciones.

No es fácil encontrar una observación así en los fríos datos del Registro Civil, más asépticos, y cuyas páginas podían ser visitadas por numerosos funcionarios, por contraposición a las hojas parroquiales, más en penumbra y que si fuera preciso extender un certificado, pasarían por alto el expresivo sobrenombre sin ser tachados por ello de falsedad documental.

En esa fecha la recién parida tenía treinta y cinco años. Por la edad no parece acreedora todavía a apelativo tan grandón. El cura puede merecer una crítica por una falta de delicadeza, que quedaría en las tinieblas si no hubiera gente de costumbres raras-raras. Sin embargo, como notario de la actualidad, le das un sobresaliente por lo puntilloso. En el marginal, Ritona, en el literal, la Rita.


Pobre Rita.

2014/10/17

SUMARIO

A todos sorprendió la cantidad de billetes que esta mañana se vendieron para Olloniego. ¿Qué pasaba en Olloniego, estación donde ni siquiera todos los trenes tienen parada? El día anterior un conocido librero de gran predicamento había relatado su experiencia de la última etapa como peregrino entre Pola de Lena y Oviedo dejando para la historia una descripción fabulosa de Olloniego, que movió los espíritus y removió los culos de los respectivos asientos. Olloniego bien merecía un viaje. Todos los ingresos son bienvenidos.

La descripción merece un análisis para enmarcar bien la noticia ¿cómo se llama ese recuadro de texto que emerge a veces de las tupidas letras para oxigenar la lectura y la vista? Para unos es un sumario, para otros un destacado, para unos terceros un intertítulo dependiendo de escuelas y tratadistas y según por qué aguas del Atlántico estén inspirados.


Por si animas a alguien a una visita, anticipas qué se ve desde ese paso subterráneo que vale la pena recorrer con calma porque tiene mucho que observar. Está claro que la entrada al paso necesita un urgente cepillado. El pueblo en sí, para el intertitulador, sumarista o destacadero, sobresale menos.  








2014/10/16

LOS PUESTOS DE TRABAJO

Salían estos días en la prensa dos noticias en las que observaste un punto común.

Por una parte, a cuenta y cuento del macrogeriátrico de Felechosa, proyecto estrella del Montepío de la Minería, con una ocupación del 30%, leías: “El equipamiento busca residentes para mantener sus 60 puestos de trabajo”.

Por otra, la directora de la Fundación Príncipe de Asturias hace hincapié en el empleo que crea la Fundación: “directo alrededor de 250 personas, indirecto mucho más. Hay que pensar en la hostelería, los taxis, las tiendas de ropa, la publicidad que se genera para los medios, la promoción de Asturias, la actividad cultural gratuita y de calidad...”

Te tiene confundida la prioridad publicitaria del argumento-puesto de trabajo pero quizá estén en lo cierto en que es fundamental que haya trabajos de cualquier cosa y con cualquier pretexto. Cuando nos acabábamos de integrar en Europa y se aligeraron los trámites fronterizos, hubo quien se agitó porque implicaba la desaparición de puestos de trabajo, pero supones que en conjunto será mejor la desaparición de fronteras.

¿Hay que mantener el geriátrico porque aporta un valor, un bienestar a la población potencial o realmente usuaria, o por mantener unos puestos de trabajo? ¿Hay que mantener unos premios porque merece la pena galardonar a personas meritorias o por mantener lo que, obiter dicta, detalla la directora de la Fundación?


Te queda la duda de si el argumento-puesto de trabajo es un objetivo o una trampa. Hay quien piensa que es mejor eliminar directamente los puestos improductivos (que no aportan valor, se diría hoy) para ahorrar de paso toda el costoso artificio que gira a su alrededor. Claro que a lo mejor con el vendaval volaba el tuyo, pero el tuyo ni se toca. 

2014/10/13

EXAMEN DE HONRADEZ AL HILO DE LAS TARJETAS OPACAS




Sorprendentemente este artículo del columnista Vicente Montes no está encriptado, pero por si se acabara ocultando tras contraseña, lo adaptas a tu aire:

Encuentras unos miles de euros por la calle. Como eres hombre honrado, te falta tiempo para preguntar por la oficina de objetos perdidos y entregas el suculento sobre.

Pasado el plazo legal, no aparece el propietario y te haces dueño y señor de lo encontrado. Agradecido, dedicas una buena parte a altruismo y beneficencia. ¿Orgulloso de ti mismo, no?


¿Incluiste la cantidad en la declaración de la renta en el capítulo de incrementos patrimoniales?

FUERA DE LUGAR

Hasta el Partido Popular desaprobó algunas frases de Javier Rodríguez, Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, por ejemplo cuando dejó caer que la enferma del Ébola había mentido.

Te gusta la frase de reproche y tomas nota para tu prosa administrativa: la frase del Consejero estaba fuera de lugar. Bien podrás decir, a partir de ahora, cuando los viajeros se quejen de algún empleado y del trato recibido, que quizá alguna frase haya estado fuera de lugar.

Seguramente hay una frase cada lugar del teatro de la vida. El Consejero no puede decir lo mismo y no dirá lo mismo a la salida del hospital que en el fragor de un crispado debate parlamentario, que en la rueda de prensa posterior, que en una cafetería departiendo con unos conocidos, que al llegar a casa al cenar con su mujer y sus hijos. Tampoco dirá lo mismo ante un tribunal porque ahí se acabaron los melindres y en estrados el único principio es ‘sálvese quien pueda’.

Está bien acuñada el dicho de lo políticamente correcto, que normalmente nos deja tan insatisfechos porque sabemos que hay más cosas que no se quieren o no se pueden decir sin que se deriven consecuencias.

Con la misma intención se recuerdan otras frases desafortunadas: recientemente las de Mónica Oriol, presidenta del Círculo de Empresarios, al inclinarse por la contratación de mujeres no embarazables. Dijo lo que muchos piensan o hacen. También estuvo fuera de lugar porque estaba junto a un atril y un micrófono.

Hace tiempo, a raíz de algún caso de pederastia con participación de curas, comentaste el caso con uno de ellos. Te dijo que para evitar maledicencias tomaba sus precauciones, por ejemplo jamás se subía al campanario con ningún menor. No recuerdas dónde pudo desenvolverse aquella conversación: pudo ser en una sacristía al hilo de alguna investigación genealógica o pudo ser tomando un café o en la calle. Si aquella frase del campanario hubiera aparecido en la prensa o se hubiera pronunciado en una conferencia habría estado fuera de lugar; lo mismo si se supiera de alguna circular del arciprestazgo o de la curia aconsejando evitar compañías alrededor de las campanas. Te pareció una precaución exagerada, pero cada uno sabrá qué cautelas tomar en función de la experiencia.

A lo que ibas: que una frase esté fuera de lugar no significa que no sea cierto el fondo del asunto.


¿Existe también la frase inapropiada en el tiempo, es decir la frase extemporánea? También. Cuando todo haya pasado, ojalá que con final feliz, posiblemente en un congreso médico o en un tribunal si se ventilan responsabilidades, se hable con claridad y sin caretas porque hay lugares de la verdad y momentos de la verdad. 

2014/10/10

EL PERRO

No hay que pisar las plantas, no hay que talar los bosques, no hay que maltratar a los animales, a ninguno, tampoco matarlos, no hay que agraviar a los hombres, ni causarles lesión ni acabar con su vida.

Todo eso hay que hacer con los seres vivos, incluso con los seres muertos como las rocas o la arena del desierto si se encuadran en zonas de especial protección.

Si uno pudiera pasar angelicalmente por la vida sin tener que dañar a ningún ser vivo ni al material inerte sería maravilloso, pero a veces hay que escoger y para eso los hombres tenemos una escala de valores. No todos los bienes tienen el mismo valor ni en todas las regiones del mundo. En el mundo occidental la vida de un hombre vale más que la de una planta y más que la de un animal. Puestos a comparar, una vida incluso valdría más que la de dos animales, y hasta tres. En la India no, en la India valen más las vacas. Allá ellos con su escala de valores.

Es surrealista lo que se acaba de vivir en España en defensa de Excalibur, el perro que estuvo en contacto con la enferma de Ébola.


Tenemos remedio: una sociedad que se moviliza en defensa de un animal no está perdida, aunque sus babas (las del animal) pudieran ser fuente mortal de contagio.

2014/10/09

POCO A POCO VAN CAYENDO (Fernández Villa)

A las 12:04 recibes un guasap con el texto ‘Poco a poco van cayendo’ con el enlace http://elpais.com/m/politica/2014/10/07/actualidad/1412706820_153566.html. Estás atareado, esos códigos no te aclaran nada y no sabes qué o quien está cayendo. Como te parece un mensaje rutinario sigues tu rutina.

Al poco alguien te aborda

-         “¿Oíste lo de Villa? que declaró unos cuantos millones en la amnistía fiscal”.

Mostraste en enlace el móvil y dijiste:

-         Entonces era esto que me acaban de pasar. Él, que parecía estar por encima del bien y del mal.

Pero tú estabas pensando en José Luis Villa de la Torre, un histórico directivo de Renfe, que publicó recientemente un libro, Renfe en el diván, http://www.joseluisvilla.es/  en el que (casi) no deja títere con cabeza de la cúpula de quienes fueron sus compañeros y sin embargo feroces enemigos.

La sorpresa en mayúscula cuando te aclaran que no es Villa el de la Renfe sino Villa el del SOMA-UGT. Cuando inmediatamente entras en la web de La Nueva España,  aparecen sobre fondo rojo la foto y las palabras de Javier Fernández, el presidente asturiano y secretario general del PSOE asturiano.

El corrillo formado tuvo que disolverse ante la necesidad de atender a un langreano (como Villa) que incautamente se sentó hace unos días sobre un chicle gamberramente colocado en el asiento de un tren. Te solidarizaste con él después de indicarle que no hace mucho tú hiciste lo mismo al colocar tus posaderas en una silla de tijera en El Fontán (para este primer contacto omitiste lo de la sidra y el picadillo) y que con una punta sobresaliente dejaste la carrera en el pantalón. Sabiamente tu señora te echó una merecida filípica:

-         A ver si miras dónde pones el culo.

No sabías entonces qué bien te iba a venir aquella bronca para comparar y sortear la mancha del chicle en pantalón ajeno.

Salvado este primer embate, el ‘manchado’ y tú pasáis a comentar la peripecia de Villa:

-         Trabayé con él en Duro Felguera, na, dos años. Luego metió al hermanu en el Museo de la Minería. Sí, ho, ya se sabía que taba forráu.

Si tan forráu está podía abonar el pantalón del chicle.

**

Terminada la anécdota, pasaste una tarde anonadado, triste, confundido, preguntando a unos y a otros si alguien sospechaba algo.

La aparición pública del presidente asturiano, demoledora, aunque abre una puerta de tenue comprensión como si hubiera otros colaboradores que embaucaran al que malamente se dejaba engañar. Lo mismo que dicen los padres de las malas compañías de los hijos: los malvados son los otros.

Sorprendente que la noticia saltara directamente a la edición impresa de El País sin que prensa asturiana se haya enterado de nada. Contundentes tienen que ser las pruebas para expulsar sin paliativos a Villa del PSOE y de la UGT. Un desliz en esta materia obligaría a dimitir al presidente asturiano.

Lo siguiente es pensar en la amnistía fiscal y sus efectos. Luego vendrían las comparaciones con Pujol, las dudas de por qué declaró  Villa, las cábalas sobre la procedencia del dinero. Por muchas dietas de asistencia a Consejos de Administración o sueldos como parlamentario, no te cuadran las cifras. También las dudas que habrá tenido el cuerpo investigador que haya llevado el caso ¿se fijan en una persona por algún indicio o por un chivatazo? ¿peinan datos y salió Villa de casualidad? Cuando vieron quien era y lo anunciaron a sus superiores jerárquicos ¿cuántas llamadas se cruzarían? ¿seguimos, no seguimos? ¿qué hacemos?

En el portal, al bajar la basura, te encuentras con el vecino de Tuilla, el pueblo del sindicalista. No se le veía por los bares ni mostraba signo alguno de ostentación. Otro asustado.

Hoy es un día triste. Se caen todos los esquemas. Ya no hay buenos y malos. Riopedre. Pujol. Bárcenas. Los sindicatos andaluces. Las tarjetas opacas. La Casta/la caspa. Ahora José Ángel Fernández Villa.


Poco a poco van cayendo. Lo malo no es que caigan las personas. Lo malo es que están cayendo los esquemas.

2014/10/08

LAS ACTIVIDADES RECREATIVAS

Hace unos días leas la noticia de la denuncia de una madre contra la Casa de Cultura de Mieres por no admitir la matricula de su hija, que padece una enfermedad rara, en un curso de teatro.

Lo primero que pensaste es ¿pero cómo la van a admitir? ¿qué papel puede representar? Al día siguiente se publicó que Andrés Presumido, un notable director teatral, abría las puertas de su compañía, Mierescena, a Rosana.

Te lleva todo ello a reflexionar una vez más sobre el contradictorio significado que para cada uno tienen las actividades recreativas, deportivas o culturales.

Cuando uno se apunta a una actividad en principio se entiende que es porque, además de gustarle (a veces tampoco) se cree con cierta predisposición para la actividad: en el caso de un coro puede ser una voz no desastrosa o un oído al menos mediocre (conoces ejemplos de lo contrario); en un deporte una destreza, una puntería y algo de resistencia física; en un taller de pintura, un poco de pulso y algo de vista. Esa es la óptica del alumno. Sin embargo, la visión del director o coordinador puede ser otra: además de la participación en sí, el jefe del grupo normalmente impulsa hacia la competición, la presentación en certámenes, la obtención de premios. En este punto cabe que surjan discrepancias entre lo que uno y otro pretenden (unos integrarse, pasar el rato, curarse; otros el galardón).

Sin pensar en Demóstenes, el orador tartamudo, conoces el caso de algún antiguo compañero que, pese a que la polio le dejó una pierna notablemente más corta que la otra, además de otras limitaciones, ejercía de portero de fútbol con pasmoso acierto. También te viene a la mente el paradójico caso del deporte paralímpico que, siendo un ejemplo de integración, no escatima la lucha por las medallas. No sabes muy bien qué criterio de selección se sigue en este caso.

Indudablemente Andrés Presumido se mostró hábil o generoso o justo, o todo a la vez. Su posición en la cúspide de su organización y su conocimiento de las tablas, le permiten buscar el papel más adecuado para Rosana o incluso crear o adaptar uno existente a sus características. Es importante que los líderes abran sendas no imaginadas a quienes no vemos más allá de nuestras narices.


Como actividad recreativa nada mejor que el teatro que permite re-crear situaciones, recrearse los actores, recrearse el público y re-creer y re-crecer todos.  Chapó.

(Cuelgas aquí, traída por los pelos, una foto tuya de actor; sentada la inolvidable Camino, que en paz descanse) 

2014/10/06

RUIDO Y SONIDO LITERARIOS

Será verdad que William Faulkner renovó la novela moderna Será verdad No serás tú quien lo vaya a discutir De hecho recibió el premio Nobel de Literatura en 1950 y sería por algo pero que trabajo que te está costando coger el hilo de El ruido y la furia que otros tradujeron como El sonido y la furia Vaya con los traductores y no te extraña porque lees que el título original es The Sound and the Fury pero ya oíste hablar de esas traducciones automáticas como alfombra por carpeta y quien te dice que el sonido y el ruido no se parecen en algo pero a lo que ibas Mientras intentas desentrañar la trama y los personajes sin mayor éxito meditas sobre el placer de leer y si esto que tanto te cuesta tiene algo de placentero o si el placer llega al final y primero hay que tragar el dolor No sabes Lo que sí tienes decidido es seguir hasta el final y ya veremos en qué termina una novela que se sitúa primero el siete de abril de 1928 más tarde el dos de junio de 1910 después el seis de abril de 1928 para terminar el ocho de abril de 1928 y todavía tiene un apéndice que vete a saber qué miga guarda o si es extirpable como la apendicitis Menudo mareo de situaciones atrás y adelante y de personajes que no sabes cuando hablan cuando sueñan y cuando están borrachos o drogados Menos mal que en la solapa aclara que Benjy es un deficiente mental Quentin está poseído por un amor incestuoso al que no llegaste no al amor incestuoso sino a ese punto de la novela y que Jason es un monstruo de maldad y sadismo pero esto tú todavía no te percataste de ello Porque por ahí andan también Versh y Caddy y T.P. y Maury y Padre y Madre y la abuela y Disley Con Disley al menos te aclaras Te parece que es una chacha quizá negra Quien te habrá mandado meterte en esta aventura solo porque García Márquez la haya destacado en sus memorias Es el último consejo que tienes pensado seguir Carajo con las nuevas técnicas literarias 

2014/10/04

ÍÑIGO, ESTEBAN Y FÉLIX

Ante la generalizada desvergonzonería en Bankia o Cajamadrid, los tres hombres justos que no utilizaron las tarjetas merecen una reseña biográfica que, sin embargo, no eres capaz de encontrar ante la inundación que la red sufre por tanto nombre y tanto dato.

Hubo un cuarto hombre, pero estuvo poco tiempo ya que dimitió o cesó precisamente como consecuencia de otro escándalo.

Solo puedes citar sus nombres: Félix Manuel Sánchez Acal, sindicalista, e Íñigo María Alza Barrera y Esteban Tejera Montalvo, empresarios o directivos de empresa.

No sabes si estos tres hombres buenos o normales serán suficientes para que alguien conceda el perdón o tenga tanta paciencia con esta sociedad aprovechada.

***
  
Génesis, capítulo 18, versículos 18 a 33.

Se acercó Abraham y dijo:

- ¿Destruirás también al justo con el impío? Quizá haya cincuenta justos dentro de la ciudad: ¿destruirás también y no perdonarás al lugar por amor a los cincuenta justos que estén dentro de él? Lejos de ti el hacer tal, que hagas morir al justo con el impío, y que sea el justo tratado como el impío; nunca tal hagas. El Juez de toda la tierra, ¿no ha de hacer lo que es justo? 

Entonces respondió Jehová:

- Si hallare en Sodoma cincuenta justos dentro de la ciudad, perdonaré a todo este lugar por amor a ellos.


Y Abraham replicó y dijo:

- He aquí ahora que he comenzado a hablar a mi Señor, aunque soy polvo y ceniza. Quizá faltarán de cincuenta justos cinco; ¿destruirás por aquellos cinco toda la ciudad?

Y dijo:

- No la destruiré, si hallare allí cuarenta y cinco. 

Y volvió a hablarle, y dijo:

- Quizá se hallarán allí cuarenta.

Y respondió:

- No lo haré por amor a los cuarenta.

- No se enoje ahora mi Señor, si hablare: quizá se hallarán allí treinta.

Y respondió:

- No lo haré si hallare allí treinta. 

Y dijo:

- He aquí ahora que he emprendido el hablar a mi Señor: quizá se hallarán allí veinte.

-  No la destruiré, respondió, por amor a los veinte. 

Y volvió a decir:

- No se enoje ahora mi Señor, si hablare solamente una vez: quizá se hallarán allí diez.

- No la destruiré, respondió, por amor a los diez. 


Y Jehová se fue, luego que acabó de hablar a Abraham; y Abraham volvió a su lugar.