2013/11/10

ERE NULO, NUEVA FORMA DE CERRAR EMPRESAS

Llevas varios días dando vueltas a la sentencia del ERE de la Radiotelevisión Valenciana que originó la orden fulminante de la Generalitat de cerrar la cadena autonómica. Por fin encuentras la sentencia (46 páginas) y puedes opinar acerca de si el resumen de la prensa fue acertado o no, que sí lo fue en general aunque tú te fijarás en otros detalles.
http://ep00.epimg.net/descargables/2013/11/05/7428efc363af151da39f7342b1ac9505.pdf

Dejando de lado la justificación de las cadenas autonómicas, de sus fastos o de sus servidumbres políticas, varias cosas te llaman la atención de la tramitación del ERE tal como lo refleja la sentencia, pero no te quieres desviar de la idea principal, que es esta: a partir de ahora, cuando la propiedad quiera cerrar una empresa no tiene más que pergeñar un ERE viciado. Lo tumbarán los tribunales dando un buen motivo o una buena disculpa para el cierre total e incondicional. La propiedad trasladará así la responsabilidad a la Justicia o a los sindicatos por impugnar el desaguisado y no haber tragado el mal menor. Se saldrán con su política de tierra quemada: o se quedan los míos o no se queda nadie.

La sentencia no tiene desperdicio y de su lectura apuntas las siguientes ideas:

- Los informes de las Consultoras, nueva fuente de Derecho. Da igual que por tirar de largo vulnerando derechos y procedimientos (y eso que los contrataron por sabios) el tribunal tumbe sus teorías, que la Generalitat Valenciana aplicará el dictamen inicial de PricewaterhouseCoopers, que para eso lo encargó y lo pagó.
- El desprecio de la Generalitat por los operarios que habían entrado por oposición como se demuestra con el hecho de que en las listas de trabajadores del llamado Ente (digamos los fundadores, la organización corporativa, que al principio entraron por oposición) el primer criterio de permanencia en el puesto de trabajo sea precisamente el haber entrado por oposición, porque no había más remedio legal que respetar esa preferencia; mientras que en las entidades satélites e instrumentales que se fueron creando (la Televisión Valenciana, la Radio) ese criterio sea el último entre ocho, señal inequívoca de la consideración que les merecen quienes entraron así, que precisamente por su inamovilidad gozan de una mayor independencia de criterio y de crítica, si criterio y crítica no son lo mismo.
- El dedo de mover libremente a determinadas personas a concretos puestos que se sabía que iban a perdurar a sabiendas de que marcarían como primer criterio de permanencia después del ERE la adscripción a un puesto de trabajo determinado. Como literalmente dice la sentencia “bastaba con asignar a un trabajador a un concreto puesto de trabajo para liberarle, o por el contrario, encajarle dentro del puesto a amortizar, alterándose con ello la mayor objetividad en la salida.”
- La nula participación que en la práctica se dio a la representación sindical pese a que formalmente se celebraron un montón de reuniones con sus correspondientes actas. “Es cierto que se produjeron variadas reuniones, ofertas y contraofertas, discusiones y quejas, y así se ha constatado y se ha intentado reflejar en el relato histórico de la sentencia, pero creemos que aquellas venían ya enmarcadas, a juicio de este Tribunal, dentro de un resultado predeterminado, que debía concluir con el ajuste laboral programado en base a unas concretas y pautadas directrices que aparecían delimitadas, marcadas y condicionadas al proyecto elaborado dentro del informe PwC, a cuyo diseño se debía reconducir todo el gran proyecto de reestructuración pretendido con la idea final de acometer la externalización o subcontratación de los servicios.”

2 comentarios:

francisco barros dijo...

Totalmente de acuerdo, no lei la sentencia, pero tenia claro que el ERE habia sido diseñado, exactamente para ser NULO y asi tener la capacidad de cerrar la empresa sin mas problemas.

Alipio dijo...

"No importa si cae el cuchillo sobre el melón o el melón sobre el cuchillo, el jodido siempre es el melón."
Como siempre.

Saludos.