2012/12/27

CIZAÑA, VERRUGAS Y MONSTRUOS

Un inmisericorde ejército de spammers está lanzando pertinaces ataques contra este humilde blog y no sabes qué estrategia defensiva utilizar.

Hasta hace unas semanas, de vez en cuando emergían en algunas entradas breves comentarios, normalmente en inglés, que ni molestaban ni te molestaban. El que llegara a ellos los saltaba porque se trataba no más que de molestas verrugas. Sin embargo, observaste que en las últimas semanas aumentaban esos spams, mensajes no deseados. Utilizaste varias tácticas, primero la del avestruz, como que no pasa nada, bah, son cuatro mensajes, que queden ahí, la gente quita fácilmente el grano de la paja, o ideas por el estilo.

El número de mensajes inoportunos fue creciendo. En general estaban asociados a  determinadas entradas, hasta el punto de llegar a preguntarte qué palabras clave habría encontrado el buscador automático de esos intrusos para conseguir volcar su porquería.

Como los mensajes amenazaban con invasión,  te dijiste que aquella cizaña había que eliminarla. Comenzaste a separar con delicadeza hoja a hoja, mensaje a mensaje, comentario a comentario. Era un trabajo artesanal pero válido como defensa ante una humilde guerra de guerrillas.

Cuando arreciaron nuevos ataques, aprovechando una utilidad del programa editor del blog, marcaste como SPAM una larga lista de mensajes, todos en lengua extranjera. Pasaron a la antesala de la papelera de reciclaje y acto seguido, fueron arrojadas al vacío. Craso error, porque en su apoyo acudió toda su maligna caballería. Seguramente habría que haber mantenido la mente fría y considerar que ya amainará la tormenta.

Quizá uno se impacienta cuando nacen las primeras canas, que se arrancan con la esperanza de que no se reproduzcan. Lo mismo ocurre con las rebeldes verrugas, otro tanto con esos antiestéticos pelos que los años hacen surgir de cejas, narices y orejas. Quizá la mejor técnica habría sido la que encontramos en el Quijote: Mejor no meneallo, pero ¿quien mantiene la mente fría ante tan insistentes ataques?

Asustaste al monstruo adormilado, se enfureció y, presa de insomnio, no cesa en sus ataques noche y día. Tal parece una embestida nuclear.

¿Habrá vacuna contra este cáncer metastático?

4 comentarios:

Isabel M. dijo...

No te incomodes, Luis. Lo mejor es no hacer ningún caso. Quienes te leemos habitualmente no reparamos en los imbéciles que molestan sin ninguna razón. Si los ignoramos se irán, no lo dudes.
Y ya, FELIZ AÑO.

Alipio dijo...

Puedes probar a poner un captcha para comentar. De esa manera evitas los sistemas automatizados de spam y esa peña son algo vagos para hacerlo a mano.

http://smallbusiness.chron.com/adding-captcha-blogspot-29510.html


Saludos.

Anónimo dijo...

No te molestes, los cobardes no se atreven a dar la cara, como diria alguno son unos H DE P, pero no se niega la opinion a nadie...

Luis Simón Albalá Álvarez dijo...

Los tiros van por donde indica Alipio, siemre perspicaz, breve y preciso. Aunque yo lo haya explicado mal él lo entendió perfectamente.